Alcachofas con jamón y cebolla

Alcachofas con jamón y cebolla

Nos chiflan las alcachofas, y siempre y cuando están en temporada aprovechamos para preparar recetas muy ricas con ellas. Aparte de su sabor, me resulta bastante saciante y además de esto se pueden preparar de un sinnúmero de formas posibles, la enorme mayoría sencillísimas. ¿Qué más se le puede solicitar?

Estas alcachofas con jamón y cebolla es una receta tradicional donde las haya, puesto que el saladito del jamón hace que se potencia el sabor de la alcachofa, con lo que le va perfecto. Si además de esto agregamos cebolla y ajos pochaditos, el resultado es de auténtico… ¡vicio!

A la inversa de lo que pueda parecer, preparar las alcachofas y retirar las hojas exteriores es sencillísimo, si bien requiere que estés un rato haciéndolo. Mas como el resultado es tan bueno, merece la pena

Si te agrada esta receta, pásate por nuestra sección de verduras, donde hallarás otra espléndida receta con alcachofas, las alcachofas asadas al horno con cebolla. Además de esto tenemos muchas sugerencias de verduras elaboradas a la plancha, como el pak choi salteado con sésamo, los espárragos a la plancha con salsa romesco y rollos de tortilla o bien, como opción más exótica, el salteado de verduras al wok con ternera.

Lista de ingredientes necesarios para hacer la receta de alcachofas con jamón y cebolla (4 personas):

  • doce alcachofas frescas.
  • cien gr de jamón serrano en tacos.
  • 1 cebolla.
  • dos dientes de ajo.
  • 1 cucharada sopera de jugo de limón.
  • Aceite de oliva, sal y pimienta negra recién molida.

Preparación, cómo preparar alcachofas con jamón y cebolla:

Limpiaremos las alcachofas. Para esto, quita con tus manos las hojas más exteriores y duras, hasta llegar a esas que están un poco más amarillas y suaves. Pela (lo idóneo es con un pelapatatas) el rabo, y para finalizar corta el extremo inferior de la alcachofa. Puedes ver todo el proceso en la próxima fotografía:

Ve poniéndolas en un bol lleno de agua con el jugo de limón, para eludir que se oxiden.

Pelando las alcachofas y dejándolas en un bol con agua y limón

Pon una olla con rebosante agua a fuego fuerte, y cuando comience a hervir, ve partiendo las alcachofas por la mitad y échalas a la olla. Nosotros hemos empleado nuestra olla Monix, que nos chifla para este género de recetas pues se calienta muy, muy rápido y tenemos el agua hirviendo en un instante.

Baja un tanto el fuego (si bien el agua debe proseguir hirviendo) y deja que se cocinen unos quince minutos.

Cociendo las alcachofas en la olla

Mientras que, pela la cebolla y córtala finita. Pela asimismo los ajos y córtalos en rodajas. Saltéalos en una sartén con un tanto de aceite y sal a lo largo de unos minutos a fuego medio-fuerte, hasta el momento en que veas que se doran levemente.

Pochando la cebolla y los ajos

Incorpora el jamón y deja que se cocine todo junto dos minutos más. Reserva.

Salteando el jamón así como la cebolla y los ajos

Cuando las alcachofas estén listas, escúrrelas.

En la sartén que estábamos usando, echa un chorrito de aceite y ve poniendo las alcachofas, salteándolas a fuego fuerte a fin de que se doren un poquitín, apenas dos-tres minutos. Salpiméntalas a tu gusto, si bien cuidado con la sal por el hecho de que después va a venir el jamón y aportará bastante sal.

Incorpora nuevamente la cebolla, el ajo y el jamón, revuélvelo todo dos minutos y… listo!

Salteando las alcachofas junto con el jamón, la cebolla y los ajos

Tiempo: 35 minutos

Nivel de dificultad: fácil

Sirve, admira y degusta:

Están muy buenas tanto calientes como ya tibias o bien totalmente frías, con lo que tómalas como más te apetezcan. Puedes servirlas en un bol al centro de la mesa a fin de que los comensales vayan cogiéndolas, o de forma directa en los platos.

Pueden cumplir la función de piscolabis, guarnición o bien aun plato completo, con lo que es una receta muy agradecida y que saca todo el sabor de la alcachofa, que es de lo que se trata. Si te sobran, puedes guardarlas dos-tres días en la nevera sin inconvenientes y darles un toque de calor con la sartén en el momento de servirlas.

Alcachofas con jamón y cebolla

Más versiones de la receta de alcachofas con jamón y cebolla:

Puedes agregarles condimentas y yerbas a tu gusto para darle un toque absolutamente diferente al plato: un tanto de comino o bien pimentón dulce, yerbas como el tomillo, el romero o bien el orégano, o bien aun un puntito exótico a base de curry.

Para los amantes de los picantes, puedes incorporar a la sartén con la cebolla y los ajos dos guindillas, poco antes que estos ingredientes estén listos.

Si te apetece que estén acompañadas por un tanto de salsa, solo debes desmenuzar (lo mejor es con la batidora) dos alcachofas (esto es, cuatro mitades) así como ciento cincuenta ml de agua, un chorrito de aceite y pimienta negra recién molida. Cuando las sirvas en los platos, riega por encima con la salsa (lo idóneo es que esté fría), y vas a ver qué bien queda.

Últimos consejos:

Al adquirir las alcachofas fíjate en las que tengas las hojas muy pegadas al cuerpo, que no estén oscurecidas y bastante duras, de esta manera te aseguras que su interior está tierno y fresco, y deberás desaprovechar menos hojas al pelarlas.

MÁS RECETAS DE APERITIVOS DELICIOSOS:

¿Te ha gustado la receta? ¡Compártela!

Deja un comentario

shares