Aprende cómo abrir ostras y cómo comerlas

¡Si te ha gustado COMPÁRTELO!

Aprende cómo inaugurar ostras y cómo comerlas

Los pescados y sobre todo los mariscos suelen estar muy ligados a las ocasiones especiales, y una de las que claramente se nos viene a la mente es la Navidad. Eso si, son un manjar que normalmente necesita muy poco cocinado para degustarse y de potente sabor, aunque hay que tener en cuenta que precisamente en Navidad su precio suele subir bastante y por eso no debemos renunciar al capricho de comerlos «porque sí» en cualquier otro momento, nuestro bolsillo nos lo agradecerá.

Aprende cómo abrir ostras y cómo comerlas de forma sencilla y sin complicaciones, aunque sí necesitando un poco de fuerza y maña ya que las ostras, que se consumen vivas, se resisten a ser abiertas. Más abajo te cuento qué herramientas puedes utilizar, aunque si tienes un cuchillo tipo puntilla y fuerte (de hierro es ideal) podrás abrir las ostras en casa sin problema.

Para quien no las haya probado debe saber que el sabor a mar es indiscutible, aunque también lo es que su textura es viscosa y quizás no apta para todos los paladares. Simplemente con un chorrito de zumo de limón están fantásticas, aunque más abajo propongo distintas formas de cocinarlas, a cual más rica.

Si te ha gustado esta receta seguro que te encanta saber cómo cocer langostinos en su punto y jugosos, ya sean frescos o congelados, o cómo acondicionar unas riquísimas navajas a la plancha con ajo, perejil y limón, sin olvidar las deliciosas zamburiñas a la plancha con salsa verde.

También puedes coger un montón de ideas de nuestros aperitivos a saco de mariscos como nuestras brochetas de langostinos a la plancha y anguriñas salteadas con salsa de soja, un entrante de abundancia para las ocasiones muchas más especiales, o las conocidísimas gambas al ajillo, que suelen paladear a todo el mundo. Si nos vamos a los langostinos tenemos estos sencillos y resultones langostinos o gambones a la plancha con limón y sal o si prefieres al horno, estos langostinos al horno con ajo y limón. Una vez cocinados puedes utilizarlos para acondicionar el salpicón de marisco, los aguacates rellenos de langostinos y ensaladilla de frutas o la ensaladilla de marisco con mayonesa ligera, ambas recetas ideales para los menús navideños.

Si prefieres recetas elaboradas al vapor, prueba estos mejillones al vapor o los mejillones a la marinera, e igualmente ricos están nuestros berberechos al vapor con salsa verde, o el pastel de puerros y gambas.

Ingredientes para las ostras:

  • Ostras. Hay de muchos tipos y calidades, en este caso he utilizado ostras Gillardeau que son las que tenían en mi pescadería de confianza y nos han gustado asaz.
  • Un cuchillo especial para abrir ostras o adecuadamente un cuchillo de hierro como el que he utilizado yo y que puedes ver en las capturas.

Cómo inaugurar las ostras (sin abrirte la mano):

Antiguamente de mínimo, me gustaría advertir que inaugurar ostras puede resultar peligroso si no se sujetan adecuadamente, si no utilizamos una aparejo adecuada o si no protegemos nuestra mano. Por ayuda, tened cuidado al hacerlo, sobre todo si es la primera vez, e intentad que la fuerza que ejerzáis sobre el cuchillo nunca vaya en dirección a vuestra mano que sujeta la madreperla.

En esta fotografía puedes ver cómo es la madreperla. Hay de muchos tipos y pueden variar sustancialmente sus tamaños y maneras pero básicamente suele poseer una concha muchas más cóncava y otra muchas más plana.

Se pueden apreciar la apariencia de las dos conchas de la madreperla

Coloca la concha cóncava debajo y ponla en un paño de cocina doblado varias veces para que puedas sujetar la madreperla con fuerza sin hacerte perjudicial ni pincharte.

Introduce la punta del cuchillo en el limítrofe de la madreperla pero no en el filo sino un poquito muchas más en el interior, donde empieza la segunda veta, e intenta sustentar el cuchillo siempre inclinado con destino a debajo para que, en caso de que se te vaya, nunca se vaya con destino a tu mano.

Empezamos intentando inaugurar un orificio con el cuchillo

Perfora un agujero inclusive ir haciéndolo muchas más holgado y que el cuchillo pueda entrar en el interior de la madreperla. Si estás intentando realizar el agujero y ves que se te resiste mucho, prueba un poco muchas más hacia lo alto o debajo porque en situaciones un punto en concreto se nos resiste pero hay otros muchas más débiles.

Introducimos el cuchillo en el interior de la madreperla

En el momento que el cuchillo haya entrado intenta moverlo de apariencia que parece que recorra toda la concha plana para poder cortar el músculo que está haciendo fuerza para sustentar las conchas cerradas.

Hemos cortado la madreperla de esta zona de la concha plana para poder abrirla

En este punto la madreperla habrá cedido y ya podrás abrirla sin dificultad con el cuchillo. Te recomiendo sustentar la madreperla en esta posición para que la madreperla cercano con su ventaja queden en la concha cóncava y no se derrame mínimo.

Si ha caído algún resto de concha en el interior, es el segundo de retirarla.

Ahora pasa el cuchillo por debajo de la madreperla porque en una zona limítrofe está pegada a la concha y hay que despegarla.

Despegamos la madreperla de la concha cóncava para que quede totalmente suelta

Ya tienes la madreperla totalmente separada de las conchas y perfectamente abierta, nómina para ser consumida.

Ya tenemos la madreperla perfectamente abierta y limpia

¿Cómo se comen las ostras?

Suena un poco terrible pero las ostras se suelen manducar crudas y vivas, sencillamente con un chorrito de citrón y directas a la boca, igualmente de recién abiertas para disfrutar de integramente sus jugos. Individualmente, el sabor me gusta pero la textura me cuesta un poco ya que es un poco viscosa y no todo el mundo la tolera. En todo caso, poseen un sabor a mar muy auténtico, o como me gusta opinar a mi, a «escabrosidad», e incluso en la parte final les pavimento encontrar un poco de sabor a melón, ¿a cualquiera muchas más le pasa?

Además se pueden guisar y están muy ricas, por arquetipo quedan fantásticas hechas al horno, de hecho se pueden acondicionar exactamente igual que las vieiras a la gallega, rellenas y gratinadas en el horno, e incluso hay quien las cocina unos segundos en la plancha, les da un toque de calor con el soplete o las prepara en tempura (puedes seguir nuestra prescripción de tempura de verduras para guiarte).

Así se pueden servir las ostras frescas y listas para consumir

Tiempo: 10 minutos

Dificultad: fácil

Sirve y degusta:

Lo ideal es abrirlas ajustado ayer de comerlas, no obstante todavía puedes abrirlas como mucho dos de horas ayer, lo suficiente para que no se sequen y sigan jugosas. Colócalas en un plato, el cual puedes cubrir con hielo pilé o picado para que se mantengan lo muchas más frescas posible. Y por supuesto zumo de citrón para poder exprimirlo al segundo, suma al aroma, y comerlas directamente.

Su sabor es muy característico, en el momento que todavía no los hemos probado nos dicen que «saben a mar» pero no puedes imaginarte inclusive qué punto. Resulta muy poético opinar que saben a escabrosidad, a rocas saladas, incluso te estás imaginando las olas rompiendo… puro mar de… ¡vicio!

Aprende cómo inaugurar ostras y cómo comerlas

Consejos:

Las ostras son caras prácticamente todo el año pero eso si, si quieres darte un capricho intenta eludir épocas como la Navidad o pregunta en tu pescadería de confianza en el momento que tendrán mejor precio (posteriormente de Navidad es un buen segundo) y así comerlas sin que el saquillo se resienta tanto.

MÁS RECETAS DELICIOSAS:

Deja un comentario

shares