Berenjenas rebozadas fritas y crujientes sin que te queden aceitosas

Berenjenas rebozadas fritas y crujientes sin que te queden aceitosas

Me agrada mucho cocinar y como es natural comer verduras, afirmaría que de cualquier clase y además de esto usando distintas técnicas de cocina. Me chiflan crudas (las que se pueden comer de esta manera) mas asimismo al vapor, cocidas, salteadas, al horno y, si bien no soy muy de fritos, reconozco que hay recetas como esta en las que bien vale ponerse a calentar aceite para lograr un resultado tan deseable.

Estas berenjenas rebozadas fritas están muy, muy buenas, quedan con un rebozado restallante y además de esto os daré trucos sencillísimos a fin de que no os queden aceitosas en tanto que las berenjenas fritas están ternísimas y su textura es una exquisitez mas si están mojadas de aceite no me agradan nada.

Si las cortas con una mandolina o bien logras dejar todas y cada una de las rodajas con exactamente el mismo grosor con un cuchillo y haces una buena fritura, la receta no tiene más misterio. A mi me agrada hacer un tradicional rebozado de primero harina y después huevo batido pues queda esponjoso mas muy finito y me da la impresión de que se semeja a la conocida «puntilla» que tanto acostumbra a agradar en el huevo frito.

Si te agradan las berenjenas, te encantará la versión saludable de esta receta, las berenjenas al horno con miel de caña que quedan muy, muy ricas del mismo modo. Asimismo te va a gustar nuestro pastel de berenjenas al horno con crema de queso y evidentemente las berenjenas con diferentes rellenos: las berenjenas rellenas de carne picada al microondas, las berenjenas rellenas de champiñones o bien las originales berenjenas rellenas de pollo y roquefort.

Lista de ingredientes necesarios para hacer berenjenas rebozadas fritas (4 personas):

  • 2 berenjenas grandes.
  • Cerveza o gaseosa o polvos de gaseosillas para remojar las berenjenas y evitar que chupen aceite.
  • Harina de trigo para rebozarlas.
  • 2 huevos L.
  • Abundante aceite para freír y sal.
  • Miel de caña, opcional y al gusto.

Preparación, cómo hacer la receta de berenjenas rebozadas fritas:

Lava las berenjenas y córtalas en rodajas finitas y con grosor afín. Lo idóneo es que uses una mandolina para mayor comodidad si bien con un cuchillo bien afilado asimismo puedes lograrlo. El grosor influye en el resultado final con lo que te invito a cortarlas ni finísimas ni grosísimas a fin de que se cocinen en escaso tiempo mas no queden demasiado blandas y sostengan su forma.

Pon las rodajas de berenjena en un bol a lo largo de treinta minutos con cerveza, gaseosa o agua con un sobre de gaseosillas, las que se usan para preparar gaseosa en casa y para las masas como bizcochos y magdalenas. La razón es que de este modo chupan mucho menos aceite lo que es excelente. Yo en este caso he usado una gaseosilla que tenía por casa conque he puesto las rodajas en un bol con agua hasta cubrirlas y después he echado la gaseosilla.

Yo he puesto las berenjenas a remojo en agua con un sobre de gaseosilla

Tras esos treinta minutos ponlas en un escurridor a fin de que suelten el exceso de líquido.

Casca los 2 huevos, ponlos en un bol y bátelos tal y como si fuesen para tortilla.

Para arrebozar las berenjenas debes poner harina en un plato y pasarlas por ella por los dos lados. Yo lo que hago es arrebozar múltiples rodajas hasta tener una buena tanda para freír y las dejo en el plato de la harina.

Inmediatamente antes de echarlas a freír vas a deber pasarlas una a una por el huevo batido, por una parte y por otro, y ahora directas al aceite caliente.

Vamos rebozando las berenjenas

Puedes freír las berenjenas en freidora o bien en sartén o bien cazo:

En un cazo o bien sartén honda: agrega rebosante aceite. Pon el fuego fuerte y cuando el aceite esté bien caliente (sin que llegue a humear), echa las rodajas de berenjena de una en una y fríelas a lo largo de tres-cuatro minutos, intentando que se hagan por los dos lados y siempre y en toda circunstancia en tandas pequeñas a fin de que no baje la temperatura del aceite. Si tienes un termómetro de cocina vas a poder medir la temperatura del aceite y comenzar a freír cuando llegue a ciento setenta grados .

En una freidora, agrega aceite hasta la señal de la propia freidora y prográmala a fin de que se caliente hasta los ciento setenta grados . Cuando haya llegado a esa temperatura ve echando las rodajas de berenjena rebozadas en harina y huevo de una en una y siempre y en todo momento en tandas pequeñas, y fríelas hasta el momento en que estén doradas por los dos lados. Ve vigilándolos e inclusive sacando el cestillo para revisar de qué manera van y sobre todo acuérdate de darles la vuelta, van a tardar entre tres y cuatro minutos.

Conforme vayas sacando tandas de berenjenas, colócalas sobre un plato con papel de cocina a fin de que absorba el exceso de aceite y échales sal aprovechando que todavía están calientes. Prosigue con el resto de tandas y cuando las tengas lo idóneo es que pongas cada tanda en un plato de manera que no estén unas encima de otras a fin de que el rebozado llegue restallante a la mesa mas como en ocasiones por cuestión de espacio no queda más antídoto, ve poniendo papel de cocina sobre las berenjenas que están hechas para poner encima las próximas.

Tiempo: 30 minutos (más 30 de remojo)

Nivel de dificultad: fácil

Sirve, admira y degusta:

Lo idóneo es servirlas al instante, recién hechas y calientes, que es cuando más ricas están con su rebozado bien crepitante y tiernas por la parte interior. Todavía de esta forma, si sobran proseguirán estando muy buenas si bien van a perder el toque crepitante y puedes comerlas frías o bien asimismo calentarlas, bien con un nuevo golpe de fritura de apenas unos segundos o colocándolas en una bandeja de horno y horneándolas a doscientos grados hasta el momento en que se calienten nuevamente.

Colócalas en un plato sin olvidar haberles echado sal por encima y sírvelas a la mesa. Un acompañamiento ideal para estas berenjenas rebozadas es la miel de caña con lo que si a todos y cada uno de los comensales les agrada la combinación puedes regarlas por encima con miel o bien, si lo prefieres, servirla en un pequeño cuenco en la mesa con una cuchase a fin de que cada comensal se sirva la cantidad que prefiera. Tiernas por la parte interior, crepitantes por fuera y sin exceso de aceite, están de auténtico… ¡vicio!

Berenjenas rebozadas fritas y crujientes sin que te queden aceitosas

Más versiones de la receta de berenjenas rebozadas fritas:

Esta es una receta básica que se puede aromatizar de mil formas. Si deseas incluir condimentas, nada más simple que entremezclarlas así como la harina para darle un toque de aroma y color a las berenjenas: pimienta negra recién molida, pimentón, curry, comino…

Si lo tuyo son las yerbas, como el orégano, el romero, el tomillo o bien la albaca, puedes entremezclarlas mas esta vez con el huevo batido a fin de que las berenjenas las vayan cogiendo.

Últimos consejos:

A fin de que la receta te quede perfecta vuelvo a insistir en la relevancia de recortar todas y cada una de las rodajas con exactamente el mismo grosor pues si no habrás de estar demasiado pendiente de sacar unas berenjenas ya antes que otras del aceite. Y lógicamente lo más esencial, atinar con la temperatura del aceite a fin de que no esté demasiado caliente y humeante y se queme el exterior antes que se cocinen mas que tampoco esté suavísima por el hecho de que, pese al truco de la cerveza o bien la gaseosa, podrían chupetear más aceite del preciso.

MÁS RECETAS DELICIOSAS:

Deja un comentario