Croquetas de espinacas y piñones. Receta para prepararlas 100% caseras

¡Si te ha gustado COMPÁRTELO!

Croquetas de espinacas y piñones. Fórmula para prepararlas 100% caseras

 

Cuando pensamos en aperitivos típicos de la cocina española, seguro que se nos vienen a la mente las croquetas. Su tradición viene como «receta de aprovechamiento», ya que consiste en una bechamel mezclada con esas sobras de carne, pescado o verduras que tradicionalmente pueden quedar de los guisos o cocidos, y una cubierta crujiente a base de pan rallado. Después se fríen y… ¡riquísimas!

Estas croquetas de espinacas y piñones caseras están elaboradas a mano y con mucho cariño, ya que se trata de una receta laboriosa por la delicada bechamel que necesitan y también para formar las bolitas, pero el gustazo de llevarte una croqueta recién hecha a la boca, crujiente por fuera y súper jugosa por dentro, bien vale el esfuerzo.

Hablamos de «delicada bechamel» porque te vamos a enseñar trucos para que te quede perfecta para croquetas, que sepas cuando está suficientemente densa pero que no te quede grumosa, y eso requiere que tengas que estar un rato removiéndola. Ya sabes que una vez hecha, no solo puedes añadirle espinacas, sino que el pollo, el atún, las setas o los quesos son una opción de lo más sabrosa, y para muestra estas riquísimas croquetas de jamón caseras.

Si te encantan las fórmula que incorporan bechamel, puedes comenzar a salivar con estas sugerencias, como en la tradicional lasaña de carne a la boloñesa, o la innovador lasaña de espinacas. Por supuesto, que no falte la espectacular interpretación griega de la lasaña, la agradable musaka o moussaka griega, repleta de carne y verduras, y gratinada.

Y si lo que buscas son recetas con espinacas (a mi me encantan), en el blog hemos publicado 4 recetazas. La muchas más simple son las espinacas salteadas con ajos y piñones, y es una de mis cenas preferidas. Todavía hemos publicado nuestras espinacas a la crema gratinadas, y la agradable lasaña de espinacas. Y si buscas una fórmula de lo muchas más innovador, estas empanadillas de espinacas con queso de cabra y nueces son para ti

Ingredientes para producir croquetas de espinacas y piñones caseras (unas 20-25 croquetas):

  • 600 gr de espinacas.
  • 100 gr de piñones.
  • 2-3 huevos (para el rebozado).
  • Harina.
  • Pan rallado. Nosotros hemos utilizado pan rallado gordo para un completo extra crujiente, si bien puedes aplicar el que muchas más te guste.
  • Unto para freír. Nosotros preferimos óleo de semillas o de mirabel porque no deja sabor, pero puedes aplicar óleo de oliva si lo prefieres.
  • Para la salsa bechamel casera:
    • 1 litro de caucho.
    • 80 gr de harina.
    • 100 gr de mantequilla.
    • Una pizca de nuez moscada.
    • Sal.

Preparación, cómo producir la fórmula de croquetas de espinacas y piñones caseras:

  1. Pon una olla con agua y un poco de sal a fuego esforzado, y en el momento que principio a escaldar, añade las espinacas y deja que se cuezan 10 minutos. Escurre y reserva.
  2. Dora los piñones en una paila a fuego medio, inclusive que tengan un color tostado. Reserva.
  3. Durante hierven las espinacas vamos a acondicionar la bechamel:
    1. En un cazo a fuego suave integra la mantequilla.
    2. En el momento que esté líquida, aparta el cazo del fuego y añade la harina. Mézclalo todo proporcionadamente rápidamente para que se forme una pasta homogénea y no queden grumos de harina.
    3. En seguida, vuelve a poner el cazo en el fuego, añade un poco de caucho (medio vaso) y sigue mezclando proporcionadamente. En el momento que se haya integrado todo, añade el resto de la caucho y no dejes de remover con unas varillas, para que no se te pegue en el fondo ni se formen grumos. Recuerda tener el fuego suave. Un buen TRUCO es tener la caucho previamente templada o al menos a temperatura entorno (nunca fría) para que se integre proporcionadamente y no se formen grumos. Añade una pizca de nuez moscada y igualmente un poco de sal.
    4. Para obviar que no te queden grumos y tenga el suficiente espesor, el TRUCO es precisamente estar removiéndola sin detener a fuego suave mientras fue aproximadamente 15-20 minutos. Estará índice en el momento que, al remover, se hagan surcos que te dejen ver claramente el fondo del cazo.
  4. Aparta el cazo del fuego, vierte la bechamel en otro envase y mézclala con las espinacas y los piñones. Deja suavizar la mezcla tapada en contacto con papel film para obviar que se le forme costra. Primero deberá enfriarse a temperatura entorno y, en el momento que deje de estar caliente, ponla en la frigorífico. Puedes acondicionar la bechamel y las espinacas de un día para otro (es lo mejor), o sencillamente esperar inclusive que se enfríe.

    Cómo se hace la bechamel

  5. Ahora ya puedes darle apariencia a las croquetas con tus propias manos, a nosotros nos gusta que queden redonditas. En seguida, prepara un plato liso con harina, otro hondo con los huevos batidos, y para acabar uno liso con el pan rallado. Pasa cada croqueta por harina, luego por huevo y para acabar por pan rallado.

    Croquetas de espinacas listas para freír

  6. En el momento que las tengas integramente listas, en un cazo o sartén honda añade rico óleo.
  7. Pon el fuego esforzado, y en el momento que el óleo esté proporcionadamente caliente (en el momento que principio a humear), fríelas unos segundos, procurando que se hagan por completamente los lados.

    Croqueta de espinacas a punto de entrar en el óleo proporcionadamente caliente

    Friendo las croquetas de espinacas y piñones caseras

  8. Conforme estén fritas ve escurriéndolas y poniéndolas sobre un plato con papel de cocina para que empape el óleo.

    Croquetas de espinacas y piñones recién hechas

Tiempo: 30 minutos bechamel y espinacas + reposo para que se enfríe + 30 minutos para formarlas y freírlas

Dificultad: media

Sirve y degusta:

Estas croquetas tal cual salen de la paila dicen «cómeme». Es un placer comerlas calientes recién hechas, si bien templaditas no están mínimo mal.

Verás que con nuestra fórmula te queda un foráneo súper crujiente, y en su interior estarán jugosas y llenas de sabor gracias a las espinacas y el toque garboso de los piñones, de auténtico… ¡vicio!

Croquetas de espinacas y piñones caseras

Variantes de la fórmula de croquetas de espinacas y piñones caseras:

Si quieres darles un plus de sabor, tenemos dos sugerencias. Sustituye 200 ml de caucho por 200 ml de caldo de verduras casero, y la bechamel te quedará súper sabrosa.

Todavía puedes elaborar un sofrito de cebolla y ajo picaditos muy finos al principio próximo con la mantequilla, y al agarradera de 5 minutos, ya puedes juntar la harina y seguir con el resto de pasos. Incluso si mezclas queso con las espinacas y la bechamel, el consecuencia final de de auténtico… ¡vicio!

Consejos:

No dejes de remover la bechamel en el final del proceso para obviar que se pegue en el fondo, ya que si eso ocurre puede decidir con grumos o quemarse.

Formar las croquetas no es sencilla, y cada cual posee su método. Puedes aplicar dos cucharillas para darles apariencia redondita, usar pinzas de helado, o incluso una manga pastelera de boca ancha para hacerlas como si fueran churros, y luego ir cortándolas. Nosotros solemos producir las bolitas con la mano, y mejor aún con guantes, ya que si bien se pegan, te dan una sensación muchas más ágil en las manos. Eso sí, en cualquier caso, paciencia y cariño.

Deja un comentario

shares