Pastel de cabracho. Receta asturiana

Pastel de cabracho. Receta asturiana

La utilidad de los pescados semeja no tener fin, y hay sabores y texturas para todos y cada uno de los gustos, y se pueden preparar prácticamente con cualquier técnica de cocina. De ahí que es una exquisitez preparar recetas como esta en la que aprovechamos la potencia de sabor de un pescado que, debido a su estructura y cantidad de espinas, no se acostumbra a comer de forma frecuente.

Este pastel de cabracho es una receta propia de asturias y que popularizó el chef Juan Mari Arzak, y a quienes nos maravilla la receta no hemos hecho más que prepararla a su estilo mas con nuestro toque personal, en tanto que es ineludible en cocina no darle un puntito diferente a las recetas cuando pasan de mano en mano.

Es un piscolabis idóneo para las ocasiones singulares, sobre todo para Navidad que es cuando más se acostumbra a consumir, mas a mi personalmente me chifla toda vez que voy a Asturias solicitarme una buena ración de pastel de cabracho que, con unos culines de sidra y queso cabrales, están de… ¡vicio!

Su punto fuerte, aparte de su gran sabor y presencia, es que te lo puedes dejar hecho uno o bien un par de días ya antes de consumirlo, o bien aun congelarlo meses ya antes y de esta forma esos días de celebración en los que vamos con tanta prisa y hay que cocinar tanto, por lo menos el piscolabis lo tenemos resuelto. Queda con una textura tipo paté, con lo que se acostumbra a servir con torradas y una salsa, hemos escogido la salsa rosa.

Si te ha agradado esta receta seguro que te chifla nuestro pastel de salmón fresco, que es una receta muy afín a esta y también ideal cuando no hallas cabracho o bien deseas preparar un paté de pescado más económico. Y si lo que quieres son piscolabis con pescado para ocasiones singulares como la Navidad, prepara este exquisito tartar de salmón ahumado y aguacate, o bien el muy, muy rico tartar de atún colorado y aguacate. Asimismo quedan excelente los blinis con salmón marinado y salsa tártara, la tradicional brandada de bacalao con salsa verde, o bien los pimientos del piquillo rellenos de bacalao con salsa de pimientos, ¡muy, muy ricos y vistosos!

Lista de ingredientes necesarios para preparar pastel de cabracho, receta asturiana (2 pasteles):

  • Un cabracho fresco de mil doscientos-mil cuatrocientos gr más o menos, o bien 2 más pequeños que sumen ese peso. Yo solicité en la pescadería que lo destripasen y le cortasen la cabeza para reservarla para otro caldo, mas sencillamente destripado ya lo tienes listo.
  • 1 zanahoria.
  • 1 puerro.
  • 1 cebolla.
  • dos hojas de lauro.
  • Unos granos de pimienta negra.
  • ocho huevos.
  • trescientos ml de nata.
  • doscientos gr de salsa de tomate.
  • 1 pimiento del piquillo (opcional, le da un puntito buenísimo).
  • Aceite de oliva, pimienta negra recién molida y sal.
  • Un tanto de mantequilla por si acaso es preciso aceitar los moldes.
  • Dos moldes rectangulares desmontables.
  • Para la salsa rosa:
  • doscientos gr de mahonesa (puedes adquirirla ya hecha o bien prepararla con nuestra receta de mahonesa casera, de esta manera te va a quedar a tu gusto y con un puntito personal).
  • cincuenta gr de kétchup.
  • treinta ml de jugo de naranja.
  • treinta ml de brandy.

    *Nota: aproveché un cabracho bastante grande para preparar dos pasteles, mas si preferís hacer un pastel (que da para un buen piscolabis) solo debéis emplear la mitad de la cantidad de cada ingrediente.

Preparación, cómo hacer la receta de pastel de cabracho asturiano:

Pela la zanahoria con un buen pelador, pela asimismo la cebolla y córtale al puerro la parte más verde y las raíces, y quítale su capa más externa.

Limpia el cabracho bajo un chorro de agua fría, sencillamente para suprimir cualquier resto que pueda tener su piel.

Ya tenemos el cabracho limpio, y lo hemos traído de la pescadería con la cabeza aparte y destripado

Pon una olla con rebosante agua (suficiente para poder sumergir después el cabracho) y una cucharada de postre de sal a fuego medio-alto, y cuando comience a hervir incorpora la zanahoria, la cebolla, el puerro, las hojas de lauro, la pimienta negra en grano y 1 cucharada sopera de aceite.

Cocemos las verduras para enriquecer el caldo

Cuécelo todo junto veinte minutos y saca todos y cada uno de los ingredientes (puedes asistirte con un colador). No los tires, puedes realizar con ellos por servirnos de un ejemplo una crema de verduras riquísima.

Introduce el cabracho en la olla y deja que prosiga hirviendo otros quince minutos. Yo me reservé la cabeza para realizar otro día un caldo, mas puedes cocerlo entero si lo prefieres.

Cocemos el cabracho

Cuando se haya cumplido el tiempo, saca el cabracho de la olla y límpialo de piel y espinas. Precisarás un rato de paciencia mas vas a ver que no es nada bastante difícil pues su carne es ternísima. Te invito a hacerlo con cuchillo y tenedor como cuando comes un pescado, sacando poquito a poco su carne.

Con un poco de paciencia vamos a tener el cabracho desmenuzado

Precalienta el horno a ciento ochenta grados , sin la resistencia superior.

En un bol casca los huevos y bátelos con un batidor de varillas. Incorpora la salsa de tomate, la nata, el pimiento del piquillo, el cabracho desmenuzado y un tanto de pimienta negra recién molida al gusto. Tritúralo todo con un batidor de mano hasta el momento en que la mezcla sea aproximadamente homogénea, y naturalmente pruébala por si acaso hay que corregirla de sal.

Vamos mezclando los ingredientes del pastel

Engrasa con un tanto de mantequilla dos moldes rectangulares desmontables y vierte la mezcla en ellos. Asimismo puedes cubrirlos con papel vegetal.

Vertemos la mezcla en el moldes, y directa al horno

Usa una bandeja de horno con determinada profundidad y llénala de agua hasta la mitad. Introduce en ella los moldes con el pastel de cabracho, y todo al lado del horno a fin de que se cocine al baño María.

Hornéalo cerca de cuarenta-cuarenta y cinco minutos, si bien ya antes de sacarlo claramente haz la prueba del mondadientes, introdúcelo hasta el fondo y, si sale limpio, el pastel ya está cuajado; si no es de esta manera, prosigue cocinándolo unos minutos más. Además de esto vigílalo a lo largo del horneado, en tanto que si se dora la superficie vas a deber taparla con papel de aluminio a fin de que no se queme.

Mientras que podemos preparar la salsa rosa, es muy muy simple.

En un bol, vierte la mahonesa y el kétchup, y mezcla bien con una cuchase.

Ahora, incorpora el jugo de naranja y el brandy, y vuelve a entremezclar a fin de que todos y cada uno de los ingredientes queden bien integrados y el resultado tenga un aspecto homogéneo. Pruébala y rectifícala de cualquier sabor que prefieras ?

Saca el pastel de cabracho del horno cuando esté listo, y déjalo descansar a temperatura entorno. Espera a que esté absolutamente frío para desmoldarlo.

Ya tenemos listo el pastel de cabracho

Tiempo: 45 minutos de preparación y 40-45 minutos de horneado

Nivel de dificultad: fácil

Sirve, admira y degusta:

Una vez frío y desmoldado, colócalo en un plato plano a fin de que después sea fácil de servir. Lo más tradicional es acompañarlo con unas torradas de pan y la salsa rosa en un recipiente, todo al centro de la mesa, y si te apetece un tanto de lechuga de la pluralidad que prefieras, he puesto rúcula.

Incluye una cuchara con la salsa y un cuchillo de untar a fin de que los comensales vayan poniendo rodajas de pastel de cabracho en sus torradas, y un tanto de salsa rosa encima. Está de… ¡vicio!

Si te sobra, puedes preservarlo en la nevera tres-cuatro días sin inconvenientes, e inclusive congelarlo. Y si te apetece prepararlo anticipadamente vas a ganar en sabor, en tanto que está considerablemente más rico al día después.

Pastel de cabracho. Receta asturiana

Variaciones de la receta de pastel de cabracho asturiano:

Si te chifla este pastel mas no hallas cabracho fresco o bien prefieres emplear un pescado más económico, puedes realizar nuestra receta de pastel de salmón fresco que se realiza de forma muy afín y queda asimismo muy rico. E inclusive conjuntar mitad de salmón y mitad de bacalao fresco, si bien en un caso así lleva cuidado y no agregues sal.

Si deseas regarlo con una salsa diferente, indudablemente te invitamos a nuestra salsa tártara casera, le da un toque fresco y mantecoso, y singularmente con el salmón siempre y en todo momento queda increíble.

Últimos consejos:

Es una receta idónea para dejártela hecha anticipadamente, en verdad su sabor es mucho mejor cuando ha pasado un día e inclusive dos desde el instante en que lo has cocinado. Mientras que, consérvalo en la nevera, y sácalo por lo menos treinta minutos ya antes de servirlo. La salsa asimismo puedes prepararla con cierta antelación y preservarla en la nevera.

Si deseas adelantarte a Navidad y aprovechar que en tu pescadería han logrado el cabracho a buen coste, prepara este pastel y congélalo (eso he hecho yo con uno de los 2 pasteles que preparé), y vas a ver qué satisfacción tener esta receta ya lista y olvidarte de adquirir los ingredientes y prepararla en esos días tan atareados y con costes tan altos.

MÁS RECETAS DE PESCADOS DELICIOSAS:

¿Te ha gustado la receta? ¡Compártela!

Deja un comentario

shares