Receta de mejillones al vapor en salsa americana. Fáciles y ricos

Receta de mejillones al vapor en salsa americana. Fáciles y ricos

Afirman que los mejillones son el marisco más popular en Navidad y no me extraña. Aparte de ser uno de los mariscos más económicos, están muy ricos, tienen un sabor suavísimo y deseable y se preparan en un instante, ¿qué más se puede solicitar? Eso si, tratándose de una circunstancia especial podemos subir de nivel los tradicionales mejillones al vapor y presentarlos de forma un tanto más completa como ocurre con esta receta.

Estos mejillones al vapor en salsa americana son un piscolabis simple y muy, muy rico, ideal para ocasiones singulares como la Navidad mas sin dificultades. Los mejillones se cuecen y abren en su vapor y la salsa se prepara partiendo de un fácil sofrito y un toque picante que le va sensacional.

Lo mejor de esta receta es que se puede preparar anticipadamente, en verdad la salsa se puede preservar en nevera tres-cuatro días sin inconvenientes y asimismo congelarse, y los mejillones se pueden cocer y abrir unas horas ya antes para darles el toque de calor en el último instante.

Si te agrada esta receta seguro que te va a encantar preparar unos fáciles mejillones al vapor con limón y pimienta o bien realizar la salsa americana, muy simple y también ideal para pescados y mariscos. Seguro que asimismo te agradan los muy ricos mejillones a la marinera y lógicamente las almejas a la marinera, las dos recetas con una salsa marinera que les queda ideal. Y como es lógico vas a gozar con los berberechos en salsa verde que tan sabrosos y tiernos resultan.

Los mejillones asimismo están presentes en recetas para ocasiones singulares como la Navidad, por servirnos de un ejemplo en esta exquisita sopa de marisco o bien en la crema de marisco, y tienen su estrellato tratándose de arroz como en la paella de marisco y en la fideuá de marisco y pescado con alioli de nueces (riquísimo este alioli, a propósito!).

Lista de ingredientes necesarios para hacer mejillones al vapor en salsa americana (un buen aperitivo para 4 o 6 personas):

  • 1 kg de mejillones o bien clóchinas.
  • 1 hoja de lauro.
  • cuatro o bien cinco granos de pimienta negra.
  • Perejil fresco para decorar.
  • Esencial! NO lleva sal, los mejillones ya la incorporan con su jugo
  • Para la salsa americana (con esta cantidad tienes para un par de veces, con lo que si lo prefieres puedes prepararla con la mitad de cantidad de los ingredientes):
  • cuatrocientos ml de caldo de pescado o bien de marisco. Si deseas prepararlo casero puedes proseguir mi receta para preparar un buen caldo o bien caldo de pescado casero. Asimismo puedes incluir en esos cuatrocientos ml un tanto del caldo de los mejillones, por servirnos de un ejemplo cien ml. En un caso así mucho cuidado con la sal puesto que ese caldo incorpora bastante.
  • 1 cebolla.
  • dos dientes de ajo.
  • cien ml de vino blanco.
  • doscientos gr de tomate, mejor triturado si bien asimismo puedes usar tomate fresco. A mi me agrada adquirirlo tamizado, sin pieles ni pepitas, mas esto ya va en gustos.
  • 1 guindilla (opcional, para darle un toque picante).
  • cien ml de brandy.
  • 1 cucharadita de postre
  • y también harina fina de maíz (opcional, si deseas compactar más la salsa).
  • Aceite de oliva, sal y pimienta negra recién molida.

Preparación, cómo preparar la receta de mejillones al vapor en salsa americana:

El paso inicial es adecentar los mejillones. Existen algunas pescaderías en las que los vas a poder localizar ya limpios mas si no es de esta forma despreocúpate por el hecho de que es fácil hacerlo en casa si bien se lleva su rato. Córtales con un cuchillo bien afilado o bien unas tijeras las «barbas» o bien filamentos verdes que salen de su interior y raspa con un estropajo de acero o bien un cuchillo durísimo (por servirnos de un ejemplo utilizo uno de hierro) las impurezas de la concha, si bien tampoco en profundidad. No te obsesiones con que queden a la perfección negros, solo precisas que no lleven demasiadas cosas adheridas o bien colgando.

Lava los mejillones con agua fría y déjalos en un escurridor.Retira los que estén ya abiertos y al golpearlos un tanto no se cierren o bien con la concha abierta en tanto que no van a estar vivos y no se pueden comer.

Pon los mejillones en una olla que tenga tapadera así como la pimienta negra y la hoja de lauro.

Cocemos los mejillones (he usado la fotografía de cuando los cocino al vapor pues es muy afín, en un caso así no he empleado ni limón ni ajos)

Tapa la olla, pon el fuego a temperatura alta y espera hasta el momento en que estén abiertos todos y cada uno de los mejillones. Ve verificando si están casi todos abiertos y si ya tienen ese propio color naranja. Acostumbran a tardar entre seis y diez minutos si bien asimismo depende de su tamaño.

Cuando estén abiertos separa la olla del fuego y retira los que hayan podido quedar plenamente cerrados.

Mientras que se cocinan los mejillones puedes comenzar a preparar la salsa americana. Pela el diente de ajo y la cebolla y pícalos finitos.

En un cazo pon el ajo y la cebolla con un tanto de aceite de oliva, sal, pimienta negra recién molida y la guindilla picada (si te agrada el toque picante) a fuego medio a fin de que se vayan cocinando a lo largo de unos seis-siete minutos, hasta el momento en que la cebolla esté comenzando a dorarse. Si vas a usar el caldo de los mejillones después, te invito a no incorporar nada de sal ahora pues ese caldo acostumbra a llevar una enorme concentración.

Comenzamos realizando el sofrito

Agrega el vino blanco, sube la temperatura del fuego y espera a que se evapore el alcohol, va a tardar apenas dos-tres minutos.
Incorpora el tomate triturado. Si vas a usar tomate fresco, lávalo bien, pícalo finito y échalo al cazo. Baja el fuego a fin de que se cocine todo junto suavemente cinco minutos.

Echa el brandy, sube nuevamente la temperatura del fuego y espera dos minutos a que se evapore el alcohol.

Agrega el caldo o bien caldo de pescado o bien marisco (como he comentado en los ingredientes asimismo puedes emplear el caldo de los mejillones colado) y deja el fuego fuerte. Cuando comience a hervir, baja el fuego a fin de que esté suave y deja que se cocine todo junto veinte minutos, removiendo de cuando en cuando.

Pásala a una batidora de mano, robot o bien afín y tritúrala hasta el momento en que quede homogénea.

La desmenuzamos a fin de que quede homogénea

Si la quieres más compacta puedes regresar a ponerla en el cazo y con la temperatura del fuego fuerte.

Mientras que disuelve una cucharadita de postre de harina fina de maíz con un tanto de caldo o bien agua en un recipiente pequeño y échala a la salsa cuando esta esté hirviendo.

Espera tres o bien cuatro minutos que es el tiempo que tarda en compactar (cuando se enfría la salsa se compacta todavía más, tenlo en cuenta), y si la quieres más compacta puedes reiterar el proceso de la harina.

Pruébala por si acaso hay que corregirla de sal.

Ya tenemos la salsa americana lista

Mientras que la salsa acaba de cocinarse retira de cada mejillón la concha a la que no está sujeto y ve poniendo nuevamente en la cazuela los mejillones con su concha. Los que quedan sueltos se pueden servir asimismo sobre cualquier concha o reservarlos para otras preparaciones.

Dejamos los mejillones con solo una concha

Échales la salsa por encima (usa solo la mitad de la salsa, la otra mitad la puedes congelar y usar en otra ocasión) y pon el fuego a temperatura media. Remuévelos de cuando en cuando cogiendo la cazuela de las asas y moviéndola, y deja que se cocinen unos cinco minutos.

Cocinamos los mejillones con la salsa americana

Sírvelos en el plato que prefieras, pica unas hojas de perejil y ponlas por encima como decoración.

Tiempo: 45 minutos

Nivel de dificultad: fácil

Sirve, admira y degusta:

Recién hechos y calientes es como más ricos están, servidos en un plato y con el perejil por encima. Si deseas prepararlos con cierta antelación, la salsa la puedes tener hecha previamente e inclusive congelada y los mejillones los puedes cocer unas horas ya antes. En el último instante mezcla los mejillones con la salsa y cocínalos esos cinco minutos finales.

No olvides sacar a la mesa otro plato o bien recipiente para ir dejando las conchas. Goza de unos mejillones cocidos en su vapor y jugosísimos que están muy ricos mezclados con la salsa americana y ese propio puntito picante, están de auténtico… ¡vicio!

Mejillones al vapor en salsa americana. Fáciles y ricos

Más versiones de la receta de mejillones al vapor en salsa americana:

Para cocer los mejillones puedes suprimir o bien no el lauro e inclusive echarles un chorrito de limón. En lo que se refiere a la salsa americana, puedes no ponerla la guindilla a fin de que no esté picante, o incorporarle alguna más a fin de que tenga un extra. Y si no tienes caldo de pescado o bien caldo, puedes emplear agua así como una pastilla de caldo de pescado concentrado, si bien queda mucho mejor con caldo de pescado o bien caldo, y más todavía si es casero.

Últimos consejos:

Asegúrate de adquirir mejillones bien frescos, que estén vivos (esencial, si no no valen!). Para revisarlo, ha de estar la concha cerrada o bien, si está abierta, al darle un golpecito debe cerrarse inmediatamente. En esta receta la materia prima es esencial, conque asegúrate de llevar unos mejillones de calidad a la mesa.

Si compras los mejillones y no vas a cocinarlos en el instante, soportan en la nevera 1 día o bien dos mas vas a deber ponerlos en un recipiente y encima poner un papel de cocina sutilmente humectado con unas gotas de agua.

MÁS RECETAS DE APERITIVOS DELICIOSOS:

¿Te ha gustado la receta? ¡Compártela!

Deja un comentario

shares