Salmorejo cordobés. Cómo hacer la receta tradicional andaluza

Salmorejo cordobés. Cómo hacer la receta tradicional andaluza

En las preparaciones habituales del verano, las sopas frías son unas de mis favoritas, y de eso en andalucía saben bastante. Que si el gazpacho andaluz, que si el ajoblanco malagueño… y el día de hoy traemos otro tradicional del verano.

El salmorejo cordobés es otra receta típicamente andaluza de sopa fría, que no puede ser más simple y veloz de preparar, y sobre todo sabroso y refrescante. Además de esto con su tradicional acompañamiento de huevo duro y jamón, está de auténtico… ¡vicio!

Esta receta de salmorejo es para nosotros la que más nos agrada, puesto que se logra la textura conveniente y sobre todo mucho sabor. Además de esto es un gustazo saber que te estás nutriendo con un plato de lo más sano y natural, y puedes acomodar la cantidad de aceite a tu gusto a fin de que sea tan ligero como prefieras.

Si te agrada esta receta, seguro que te va a encantar nuestra sección de recetas de verano, en la que vas a hallar recetas como este tradicional del verano, el gazpacho andaluz tradicional, o bien su deliciosa versión en forma de sopa, crema o bien gazpacho de melón con jamón. Y no podía faltar el ajoblanco malagueño, una sopa fría sorprendente que se realiza con almendras.

Lista de ingredientes necesarios para preparar salmorejo cordobés, la receta tradicional andaluza (4 personas):

  • 1 kg de tomates maduros.
  • ciento cincuenta gr de pan con buena miga (típicamente se emplea el pan de telera Cordobés).
  • 1 diente de ajo.
  • cien gr de aceite de oliva virgen extra.
  • 1 cucharadita de sal.
  • Para acompañar:
  • dos huevos.
  • Jamón serrano en taquitos (si es ibérico, mejor que mejor).

Lista de ingredientes necesarios para hacer salmorejo cordobés

Preparación, cómo hacer salmorejo cordobés, la receta tradicional andaluza:

Primero vamos a cocer los huevos. En un cazo pon suficiente agua para poder cubrir los huevos y al fuego a temperatura alta, y antes que comience a hervir introduce los huevos en ella (para eludir que se resquebrajen por la diferencia de temperatura).

Cuando comience el agua a hervir cuenta diez minutos a fin de que se cuezan los huevos, y cuando se cumpla el tiempo retira el cazo del fuego y quita el agua caliente. Si precisas enfriarlos velozmente, déjalos a remojo en agua fría.

Lava los tomates, córtalos en cuartos y colócalos en el vaso de la batidora (asimismo puedes emplear una batidora de mano o bien un robot). Tritúralos a lo largo de dos minutos hasta el momento en que la mezcla sea bastante homogénea.

El paso inicial es desmenuzar los tomates para preparar el salmorejo

Vierte el jugo de tomate que has preparado en un bol haciéndolo pasar mediante un colador a fin de que quede fino y no incorpore pieles ni pepitas.

Jugo de tomate casero para preparar el salmorejo

Corta el pan y añádelo a ese bol.

Pan y jugo de tomate

Remuévelo todo junto a fin de que el pan se humecte, y déjalo descansar unos diez minutos.

Mezclando el pan con el tomate a fin de que se humecte

Enjuaga el vaso de la batidora con un chorro de agua fría, escúrrelo y vuelve a introducir la mezcla de tomate y pan en él. Incorpora además de esto el diente de ajo pelado y la sal.

Tritúralo todo dos minutos, y mientras que está la batidora en acción ve incorporando el aceite de oliva poquito a poco a fin de que emulsione de manera perfecta, o sea, a fin de que quede integrado en la mezcla. Vas a ver que toma prácticamente como por arte de birlibirloque un bonito color anaranjado.

Preparando salmorejo cordobés tradicional

Pruébalo y rectifícalo de sal si es preciso, y asimismo puedes incorporar un poco de agua si está espesísimo, si bien lo idóneo es que esté suficientemente espeso para soportar el peso del acompañamiento de huevos y jamón. Déjalo descansar en la nevera hasta el momento en que esté bien frío, por lo menos una hora, si bien de la noche a la mañana está todavía más sabroso.

Pela los huevos y trocéalos como prefieras. Haz lo mismo con el jamón, lo idóneo es que esté en pequeños taquitos.

Tiempo: quince minutos y el tiempo de enfriado

Nivel de dificultad: fácil

Sirve, admira y degusta:

Sírvelo bien frío en los platos de los comensales, y también incorpora sobre cada uno de ellos huevo y jamón al gusto. Si te sobra, puedes preservarlo en la nevera con perfección tres-cuatro días y también irlo tomando como piscolabis, ¡sienta excelente!

Salmorejo cordobés. Receta tradicional andaluza

Más versiones de la receta de salmorejo cordobés, la receta tradicional andaluza:

Si deseas salirte de lo tradicional puedes acompañarlo de diferentes formas. Por poner un ejemplo, espolvoreando pimienta negra recién molida por encima, o bien sirviendo al unísono un plato con una suerte de guarnición formada por verduras cortadas (pimiento colorado, pimiento verde y pepino), cubitos de pan crujiente… lo que más te guste

Y si deseas transformar tu salmorejo (o bien parte de él) en una salsa increíble para aliñar ensaladas, platos de verdura, carnes o bien aun pescados, no tienes más que agregar a la mezcla frutos secos. Te invitamos a preparar tu salmorejo de la manera que te hemos enseñado, y además de esto reservar una pequeña parte de él para desmenuzarlo con almendras y avellanas torradas, ¡muy, muy rico!Últimos consejos:

La clave de esta receta está en usar buenos ingredientes. Es esencial que los tomates estén bastante colorados y maduros, y el aceite de oliva que emplees asimismo marcará el sabor final del salmorejo, conque emplea uno de sabor suave o más intenso en función de tus gustos.

Lo idóneo es que dejes descansar el salmorejo en la nevera unas horas a fin de que se asienten los sabores y esté todavía más exquisito, mas si tienes prisa, puedes meterlo al congelador y servirlo cuando esté bien frío. Asimismo puedes sumergir los huevos ya cocidos y sin mondar en agua fría a fin de que se templen de manera rápida.

MÁS RECETAS DELICIOSAS:

Deja un comentario