Sardinas al horno, muy fáciles y con trucos contra el olor

Sardinas al horno, muy fáciles y con trucos contra el olor

Es fabuloso cocinar pescados y mariscos pues la mayor parte precisan muy poco para poder servirlos en la mesa, en verdad lo de «menos es más» se les aplica sensacional por el hecho de que sencillamente a la plancha, al vapor, asados o bien fritos están muy ricos. Quizá lo más aburrido sea a veces limpiarlos o bien el fragancia que dejan en la cocina, mas con esta receta no vais a tener ninguno de los 2 inconvenientes.

Esta receta de sardinas al horno es muy simple de preparar y además de esto vas a conocer 2 trucos para eludir el fragancia en la cocina. Así eso no te quitará las ganas de preparar esta exquisitez, especialmente cuando las sardinas están en temporada que acostumbra a ser de mayo a octubre. Lo mejor es que no hace falta hacerle nada a las sardinas más que lavarlas con agua y quedan jugosas y sabrosísimas.

Si te agradan los temtempiés con pescado te invito a preparar los boquerones en vinagre o bien los mejores boquerones fritos, jugosos y restallantes. Asimismo están muy buenos los buñuelos de bacalao esponjosos y restallantes por fuera o bien el cazón en aliño o bien bienmesabe que es propio de Cádiz como las tortillitas o bien tortitas de camarones, finas y restallantes. Asimismo está muy rica la tradicional empanada gallega de bonito y pimientos con masa de empanada casera, el bacalao al ajoarriero o bien atascaburras, el pastel de cabracho asturiano, los pimientos del piquillo rellenos de bacalao o bien la brandada de bacalao con salsa verde. Si nos apetece un piscolabis con pescado con un toque original te invito a el tartar de atún colorado y aguacate o bien el tartar de salmón ahumado y aguacate.

Y si nos pasamos a los temtempiés con marisco, que no falte el pulpo a feira o bien pulpo a la gallega, las gambas al ajillo, las gambas al horno jugosas con majado de ajo y perejil, los langostinos cocidos en casa,  los percebes cocidos o bien el salpicón de marisco con pulpo, gambas y mejillones. Asimismo están muy, muy buenos los calamares en salsa americana, tiernos y muy ricos y la sepia a la plancha con ajo y perejil, con trucos a fin de que quede tierna.

En lo que se refiere a los bivalvos, están increíbles los mejillones a la marinera, los mejillones al vapor en salsa americana, los mejillones al vapor con limón y pimienta, las almejas en salsa verde, las navajas a la plancha con ajo, perejil y limón, las vieiras a la gallega rellenas y gratinadas en el horno y los berberechos al vapor con salsa verde de perejil y vino.

Lista de ingredientes necesarios para preparar sardinas al horno, muy fáciles y con trucos contra el olor (aperitivo para 4 personas):

  • 1 kg de sardinas frescas, o calcula la cantidad de sardinas que deseas por persona. Lo idóneo es consumirlas cuando están en temporada, de mayo a octubre, y que tengan buen aspecto: refulgentes, con los ojos no amarillentos y que al cogerlas estén bien firmes, que no se doble su cuerpo.
  • Sal gruesa para enhornar.

Preparación, cómo hacer la receta de sardinas al horno, muy fáciles y con trucos contra el olor:

Lava las sardinas con agua fría y sécalas con papel de cocina. No hace falta abrirlas ni limpiarlas más, en verdad es de esta manera como más jugosas quedan.

Precalienta el horno a doscientos veinte grados con calor arriba y abajo únicamente, sin ventilador.

Prepara una bandeja de horno en la que quepan las sardinas sin estar unas encima de otras (la que he usado ha sido para quinientos gr de sardinas).

Cúbrela con papel de horno y extiende una capa de sal para enhornar de forma que cubra el fondo. Esto tiene una doble finalidad puesto que por una parte ayuda a sazonar las sardinas y por otra parte evita en una gran parte los desapacibles olores que se forman en la cocina en tanto que la sal va recogiendo los jugos.

Ve poniendo encima las sardinas, juntas unas a otras mas sin que estén unas encima de otras. Si debes cubrir las colas como he hecho no pasa nada.

Echa una pequeña capa sobre sal para enhornar. En la próxima fotografía vas a ver que le he echado esa capa a las sardinas de la derecha y todavía me quedan las de la izquierda.

De este modo dispongo las sardinas para enhornarlas

Introduce la bandeja en el horno a altura media y hornéalas entre quince y veinte minutos. Este tiempo es muy variable y solo a modo de orientación en tanto que influye la temperatura real del horno (no todos y cada uno de los hornos marcan la temperatura a la que están enhornando verdaderamente) y asimismo el tamaño de las sardinas.

Para asegurarte, cuando lleven quince minutos saca una y verifica si la piel se desprende de manera fácil (el hecho de que las sardinas sean muy frescas favorece que la piel se desprenda) y el interior está jugoso si bien sin partes crudas. En función de de qué forma esté, decide si las sacas ya o bien las dejas unos minutos más.

Ya tenemos listas las sardinas al horno

Si la piel se desprende de manera fácil y la carne está jugosa y cocinada, las sardinas están listas

Y acá viene el segundo truco contra el olor, y consiste en tener preparada una fuente de horno pequeña con agua caliente (yo suelo hervirla con el hervidor unos minutos antes de que estén las sardinas) y limón (así sea en rodajas o incluso cascarillas que tengas de haberlo exprimido ese día) o vinagre.

Cuando saques las sardinas del horno introduce la bandeja con el agua y el limón o bien el vinagre y mantén el horno encendido cinco minutos más. De esta manera el vapor generado va a ayudar a limpiar el horno y librarnos de forma rápida de esos olores. A mi este truco marcha fenomenal.

Tiempo: 30 minutos

Nivel de dificultad: fácil

Sirve, admira y degusta:

Las sardinas al horno deben ir directas de la cocina a la mesa puesto que se acostumbran a enfriar con velocidad, si bien asimismo es verdad que si las sirves de manera directa en la fuente de horno y las vais cogiendo una a una conforme las vais comiendo, la fuente y la sal sostienen bastante bien el calor.

Te invito a retirar en una gran parte la sal que puedan llevar pegadas las sardinas para no comerlas con un exceso. Para comerlas suelo retirar la cola y la cabeza, las abro por la mitad, retiro la espina central y las tripas (deja de preocuparte, al haberlas cocinado sencillamente se retiran mas no tienen un aspecto repulsivo) y me como la carne con la piel, que está muy rica. Goza de su excelente textura y sabor, están de auténtico… ¡vicio!

Sardinas al horno, muy fáciles y con trucos contra el olor

Variaciones de la receta de las sardinas al horno, muy fáciles y con trucos contra el olor:

Esta es la receta más básica y personalmente la que más me agrada pues me recuerda (guardando las distancias) a los conocidos espetos malagueños consistentes en las sardinas ensartadas en una caña y asadas a la lumbre, con sal y solamente.

Si deseas darles un plus de sabor siempre y en toda circunstancia puedes incorporar un tanto de limón o bien una picada de perejil y ajos, así sea ya antes del horneado o bien después. Asimismo un tanto de guindilla picada para lograr un punto picante no les va nada mal.

Últimos consejos:

Observa las sardinas mientras que las enhornas, sobre todo en los minutos finales. Yo suelo sacarlas del horno cuando veo que está comenzando a dorarse la piel, si bien lo mejor que puedes hacer es sacar una cuando lleven quince minutos y ver si está ya a tu gusto.

Si te sobran sardinas no pasa nada, puedes guardarlas en la nevera cubiertas con aceite de oliva virgen extra en un recipiente cerrado a lo largo de dos-tres días y después comerlas tal como, frías o bien a temperatura entorno, acompañando ensaladas, platos de pasta, canapés, tapas y aperitivos… como prefieras, se trata de darles exactamente el mismo empleo que si las adquirieras en conserva.

MÁS APERITIVOS DELICIOSOS:

Deja un comentario