Cochinillo al horno asado con la piel CRUJIENTE y carne jugosa y tierna

¡Si te ha gustado COMPÁRTELO!

En esta receta se hace genuino horno a aquella oración de «del cerdo se aprovechan hasta los andares», y desde entonces de esta forma es. Existen muchos cortes del cerdo que acostumbramos a comer de forma frecuente como el espinazo, las costillas, la panceta, el solomillo… asimismo hay otros que son cada vez más populares si bien formen una parte de la casquería, como las carrilleras, y en la receta de el día de hoy nos lo comemos todo todo.

Aprende a preparar un exquisito cochinillo al horno asado y logra sí o bien sí una piel súper crujiente al unísono que una carne muy, muy jugosa y tierna, con ese sabor suave y tan particular que la caracteriza, y que indudablemente es un genuino placer comerla. Lo mejor es que se puede preparar en casa sencillamente, solo debéis proseguir nuestro detallado pasito a pasito para lograr un mordisco increíble, y no es preciso agregar ningún género de grasa o bien manteca a fin de que la piel quede perfecta. Indudablemente es un plato ideal para ocasiones singulares y sobre todo para la Navidad.

Anímate a cortarlo con un plato como hacen en Segovia, repélalo entero (aun la cabeza! el morro, los carrillos, las orejas y el cogote son una delicia) y sírvelo con una guarnición fácil, yo en este caso me he decantado por unas patatas cocidas y después salteadas con chalotas y unos espárragos a la plancha, mas más abajo hallarás otras sugerencias para acompañar al cochinillo. A propósito, ¿sabíais que es una carne con poquísima grasa? Específicamente un seis con siete por ciento , de este modo que ya no tenéis disculpa para preparar esta exquisitez.

La carne de cerdo es ideal para ocasiones singulares, por servirnos de un ejemplo el espinazo de cerdo relleno al horno con patatas, cebollitas, setas y espárragos o bien el codillo de cerdo asado al horno con patatas. Y si nos pasamos al solomillo nos hallamos con el tradicional solomillo de cerdo relleno al horno con manzana y salsa de cebolla al Oporto, el solomillo Wellington con su costra de hojaldre, el solomillo de cerdo a la pimienta verde con patatas aromatizadas o bien el solomillo de cerdo en salsa Pedro Ximénez.

Seguro que asimismo te chiflan las carrilleras de cerdo en salsa con puré de patatas mantecoso o bien esta otra versión, las carrilladas o bien carrilleras de cerdo al vino tinto, e inclusive esta otra receta con casquería, las manitas de cerdo en salsa. Asimismo están increíbles estas patatas con costillas de cerdo, otro de esos guisos que dejan recuerdo, y las costillas de cerdo al horno con salsa barbacoa casera, una forma de preparar las costillas que recientemente está muy de tendencia, como el conocido pulled pork o bien cerdo desmigado al estilo americano con salsa barbacoa casera.

Ingredientes para preparar cochinillo al horno asado con la piel CRUJIENTE y carne tierna (6-8 personas):

  • 1 cochinillo de 4 kg es lo ideal para 6 personas. Es muy importante que lo compres de buena calidad y de algún productor de confianza, idealmente que sea segoviano.
  • Unas ramitas de romero (opcionales).
  • Agua.
  • Sal.
  • De guarnición, yo he preparado unas patatas y verduras:
    • Patatas pequeñas, 3 por persona. Suelen encontrarse como patatas de guarnición.
    • Chalotas o cebollitas francesas. Yo he utilizado chalotas, también 2 o 3 por persona.
    • Un manojo de espárragos verdes.
    • Una ramita de romero.
    • Aceite de oliva y sal.

Este es el cochinillo que hemos cocinado

Preparación, cómo hacer la receta de cochinillo al horno asado con la piel CRUJIENTE y carne tierna:

  1. De forma tradicional el cochinillo se asa en una cazuela de barro y también idealmente en horno de leña, mas preparándolo en casa con lo que tenemos más a mano queda asimismo increíble y es más práctico y alcanzable.
  2. Emplea la bandeja que vendría con tu horno para asar el cochinillo o bien la más grande que pueda emplear.
  3. Hay una cosa fundamental y es eludir que el cochinillo toque con su piel la bandeja de horno por el hecho de que podría quedarse pegada y sería una lástima de cara a lograr esa piel uniforme y crujiente. Hay quien pone unas paletas de madera o bien afín en el fondo a fin de que el cochinillo descanse sobre ellos a lo largo del horneado, y asimismo quien pone papel de horno.
  4. Yo he combinado los dos para de este modo lograr que el cochinillo no toque la bandeja del horno mas que asimismo esté un tanto más elevado a fin de que se cocine mejor. (A propósito, cuando hago esto las paletas de madera cogen todo el fragancia del asado y lo que hago es sostenerlas en el lavaplatos a lo largo de cuatro o bien cinco lavados, sin sacarlas, a fin de que vuelvan a quedar bien).

    Preparamos la bandeja de horno

  5. Precalienta el horno a lo largo de por lo menos quince minutos a ciento ochenta grados con calor arriba y abajo, sin ventilador.
  6. Puedes aromatizar a tu gusto, en mi caso únicamente he puesto unas ramitas de romero fresco. Asimismo le va excelente el tomillo e inclusive hay quien usa ajos. Personalmente no me agrada el toque de los ajos, cambia bastante el aroma y sabor de la carne y creo que no es la pretensión que se busca para una carne tan increíble por sí.

    Ponemos encima papel de horno

  7. Pone el cochinillo encima, que habrá de estar abierto. Despreocúpate si las patas sobresalen, las puedes acomodar ya dentro de tu horno y si es preciso forrar alguna parte con papel de horno a fin de que no queden pegadas.
  8. Échale un tanto de sal por la parte interior.
  9. Echa agua en el fondo de la bandeja de horno. Yo suelo usar 1 litro y también intento que las paletas de madera queden prácticamente cubiertas.
  10. Y no hagas como , espera a envolver con papel de aluminio las patas, orejas y rabo en la segunda una parte del horneado pues si los envuelves ya el papel se queda bastante pegado.

    Así entra el cochinillo en el horno

  11. Introduce la bandeja con el cochinillo en el horno y ásalo a lo largo de 1 hora y media.
  12. Cuando se haya cumplido el tiempo saca el cochinillo del horno. Lo normal es que esa parte perceptible esté ya doradita, como puedes ver en la fotografía de abajo.

    Con este aspecto sale el cochinillo tras el primer horneado

  13. Ahora toca darle la vuelta. No es una labor fácil pues el cochinillo pesa y está caliente, es un tanto escurridizo mas sobre todo la dificultad está en que es tan tierno que con cualquier movimiento puedes abrirlo por alguna zona. Lo idóneo es que te pongas un par de guantes de cocina cómodos y poquito a poco le vayas dando la vuelta en la propia bandeja hasta dejarlo acomodado.
  14. Ahora toca dejarlo bien acomodado dentro de ella y quizá debas hacer como y romper un tanto las patas a fin de que quepan, deja de preocuparte que esto no afecta al resultado final. Del mismo modo si se ha abierto un tanto la piel como me ha pasado a mi, no es ningún inconveniente.
  15. Ahora es el instante de envolver las orejas, el final de las patas y el rabo con papel de aluminio, puesto que si lo haces ya antes como (fallo mío), después van a quedar muy pegadas. Esto se hace para eludir que esas zonas se quemen.
  16. Aprovecha este instante para poder ver si queda agua en la bandeja en tanto que siempre y en todo momento debe haber a fin de que el cochinillo se agarra de manera perfecta. Si queda poca siempre y en toda circunstancia puedes echar más.
  17. Nuevamente el cochinillo al horno a asarse otra hora y media más..

    Le damos la vuelta al cochinillo y cubrimos los extremos con papel de aluminio

  18. Aprovecha este instante para preparar la guarnición. Lo idóneo es que sea fácil y no le quite estrellato, con lo que lo idóneo es preparar una buena ensalada o bien unas patatas y verduras como he hecho .
  19. Lava las patatas con agua y cuécelas, para esto puedes hacerlo de la manera tradicional en una olla con suficiente agua para cubrir las patatas y una cucharada de postre de sal a fuego alto y cuando hierva agregas las patatas y las cueces veinte minutos o bien hasta el momento en que puedas pincharlas y estén tiernas. Asimismo puedes cocer las patatas en el microondas poniéndolas en un recipiente capaz para microondas o bien envueltas en papel largometraje y cocinar a máxima potencia diez minutos, como he hecho . Pínchalas un tanto y si no están tiernas dales algún minuto más hasta el momento en que lo estén.

    Cocemos las patatas en el microondas

  20. Pela las chalotas y cuécelas asimismo en el microondas a lo largo de apenas 1 minuto y medio. Si no deseas cocinarlas de esta manera asimismo puedes después sencillamente saltearlas.
  21. Cuando tengas las patatas cocidas, pélalas (si están muy calientes lo puedes hacer con cuchillo y tenedor) y ponlas en una sartén extensa con un tanto de aceite y sal a fuego suave, así como las chalotas y una ramita de romero.
  22. Ve dándoles la vuelta cada cinco minutos y cocínalas hasta el momento en que tengan un toque doradito por los dos lados.

    Así queda la guarnición de patatas y chalotas

  23. Lava los espárragos y córtales la parte final y más dura del tallo. Lávalos con agua fría y escúrrelos.
  24. Saltéalos en una sartén a temperatura alta con un tanto de aceite y sal a lo largo de cinco minutos o bien hasta el momento en que estén dorados y a tu gusto.
  25. Tanto las patatas con las chalotas como los espárragos se pueden recalentar sin inconvenientes mientras que estés partiendo sirviendo el cochinillo una vez horneado.
  26. Cuando se haya cumplido el tiempo de asado del cochinillo, saca la bandeja del horno.

    De esta manera debe salir el cochinillo del horno, dorado y con la piel crujiente

  27. Ahora lo tradicional es cortarlo con un plato en tanto que de esta forma se verifica lo crujiente que está la piel y lo tierna que queda la carne del interior. Para seis o bien ocho personas puedes cortarlo con perfección con el plato, primero por en medio desde la cola hasta la cabeza, dando golpes secos, y después efectúa 3 o bien 4 cortes con el plato para conseguir de esta manera seis o bien ocho partes (la cabeza aparte). Retira el papel de aluminio.

Tiempo: 3 horas

Dificultad: fácil

Sirve y degusta:

Recién hecho es como debe llegar a la mesa, aún humeante. Sírvelo en los platos de los comensales así como las patatas, las chalotas y los espárragos. Recoge los jugos de la bandeja de horno y sírvelos en la mesa mas jamás se los echéis por encima al cochinillo por el hecho de que la piel dejaría de estar crujiente y es una pena, lo que sí se puede hacer es diseminar esos jugos por el plato y entre la guarnición, y también ir mojando en ellos la carne. ¡A propósito! La zona de la cabeza, singularmente las orejas, el cogote, los carrillos y el morro son una delicia, con lo que no dejéis de comerlos.

Para mi es de las mejores carnes que se pueden comer, la combinación de esa piel extra crujiente, prácticamente hojaldrada, y la carne que no puede estar más tierna y de suave sabor, es una auténtica delicia. Goza de este mordisco de auténtico… ¡vicio!

Cochinillo al horno asado con la piel crujiente y carne jugosa y tierna

Variantes de la receta de cochinillo al horno asado con la piel CRUJIENTE y carne tierna:

Se puede adobar como se prefiera si bien estoy a favor de adobar poquísimo por el hecho de que la carne en sí tiene un sabor tan particular que no precisa más. Si prefieres darle un toque diferente, usa otras yerbas como tomillo o bien orégano e inclusive puedes pintarlo por la parte interior con un majado de ajos, perejil y sal.

Las guarniciones que acepta son muy distintas si bien personalmente no me agrada sugerir una guarnición que necesite enhornarse por el hecho de que el horno lo vamos a tener plenamente ocupado con el cochinillo. Escoge una buena ensalada, decántate por las verduras preparando unas muy ricas verduras a la plancha, unas cebollitas francesas glaseadas o bien el tradicional pisto machego, o opta por el tradicional puré de patatas casero o bien las patatas a lo pobre con cebolla y pimientos.

Consejos:

Si usas un cochinillo de calidad, el éxito está garantizado. Procura eludir los cochinillos congelados o bien de los que no sepas la procedencia, si son de Segovia es garantía de calidad.

Esta receta te sirve para preparar medio cochinillo, sosteniendo exactamente los mismos tiempos. Y si empleas un cochinillo aproximadamente grande, vigílalo un tanto en el horno para procurar que quede de manera perfecta hecho mas que no se queme. Tampoco está bien que los saques del horno antes que la piel esté crujiente. Esto puedes revisarlo abriendo el horno y golpeando la piel con una cuchase, si semeja que fueses a atravesar la piel por el hecho de que se intuye una capa finita y crujiente, es que está hecho.

Deja un comentario

shares