Cocido madrileño. Receta tradicional, fácil y deliciosa

Las recetas de cuchase tradicionales siempre y en toda circunstancia resaltan por lo confortantes que son, muchas de ellas concluyente y prácticamente siempre y en todo momento de lo más completas y llenas de sabor. Creo que de este modo se puede delimitar de forma perfecta al cocido madrileño y tenía muchas ganas de incluir la receta en el weblog.

El cocido madrileño es, como su nombre señala, un plato propio de la gastronomía madrileña y va lleno de ingredientes que aportan su sabor al caldo resultante, potente y exquisito, con el que se prepara una sopa con fideos que da comienzo al festín. Aprende a prepararlo con nuestra fácil receta y siéntete libre de mudar, incorporar o bien suprimir ingredientes para dejarlo a tu gusto.

Si bien su origen es humilde hoy en día es apreciadísimo y se sirve en multitud de restaurants. Evidentemente se prosigue preparando en las casas y se sirve en los tradicionales «vuelcos» que acostumbran a ser 3 (en ocasiones 2): el primer vuelco la sopa del caldo con los fideos, el segundo vuelco los garbanzos con las verduras y el tercer vuelco las carnes.

Si te agrada esta receta seguro que te chifla el caldo de pollo casero con garbanzos, un cocido con menos ingredientes que el cocido madrileño y sencillísimo. Sin irnos del cuchareo te animo a que prepares la tradicional sopa de ajo o bien sopa castellana o bien la confortante sopa de verduras. Yéndonos a sopas tradicionales de otros países nos hallamos con el caldo verde portugués, la conocida sopa de cebolla gratinada y el poco a poco más conocido ramen o bien sopa nipona.

Si lo tuyo son los garbanzos no te pierdas este estupendo potaje de garbanzos con bacalao y espinacas o bien potaje de vigilia, el potaje de garbanzos con espinacas y chorizo o bien la tapa de garbanzos con espinacas (si, me chiflan las espinacas!).

Lista de ingredientes necesarios para hacer cocido madrileño tradicional, fácil y delicioso (4 personas):

  • trescientos gr de garbanzos secos.
  • doscientos cincuenta gr de morcillo de ternera.
  • 1 hueso de jamón.
  • ciento cincuenta gr de tocino fresco o bien ahumado.
  • 1 chorizo ( he empleado uno asturiano ahumado mas puedes usar de otro tipo).
  • 1 morcilla de cebolla.
  • 1 hueso de lomo de cerdo salobre.
  • 1 hueso de rodilla de ternera.
  • dos muslos con contramuslos de gallina o bien de pollo campestre.
  • 1 nabo.
  • dos zanahorias.
  • dos patatas pequeñas o bien 1 grande.
  • 1 cebolla.
  • 1/4 de repollo o bien col.
  • ciento cincuenta gr de fideos. A mi me agrada usar siempre y en todo momento fideos finos mas pueden ser del grosor que más te guste.
  • Sal.

Preparación, cómo hacer la receta de cocido madrileño tradicional, fácil y delicioso:

Pon a remojo los garbanzos desde la noche precedente en un bol con rebosante agua fría.

 

Ponemos los garbanzos a remojo. Utilizaremos la red para cocerlos

En una pequeña olla pon agua a cocer y, cuando hierva, introduce el hueso de jamón (que se cubran por completo) y déjalos cinco minutos a fin de que se limpien bien. Yo esto lo suelo efectuar con huesos viejos, o sea, el habitual hueso que has podido recortar de un jamón y que huele un tanto rancio mas que se puede emplear sin inconvenientes para esta clase de cosas.

Saca el hueso de jamón del agua y límpialo bien bajo un chorro de agua fría, de forma cuidadosa de no quemarte con él.

Escurre los garbanzos del agua de remojo y también idealmente mételos en una red para legumbres y átala. Su utilidad es a fin de que entonces no debas estar sacando los garbanzos del caldo puesto que se mezclan con todo y en ocasiones es demasiado entretenido. Con la red se cuecen de forma perfecta y después los sacas todos juntos.

Pon en una olla ( vamos a emplear nuestra olla veloz mas asimismo puedes emplear una normal) los garbanzos así como todas y cada una de las carnes y huesos: morcillo de ternera, tocino, chorizo, morcilla de cebolla, hueso de jamón, hueso de cerdo, hueso de ternera y el pollo o bien gallina.

 

De izquierda a derecha y de arriba a abajo: lomo de cerdo, hueso de jamón, hueso de rodilla de ternera, morcillo de ternera, chorizo asturiana, tocino asturiano, butifarra asturiana que no voy a usar esta vez en el cocido (mas siempre y en toda circunstancia venden los tres juntos), pollo campestre y morcilla de cebolla

Cúbrelo prácticamente por completo con agua fría (si usas olla a presión ten cuidado de no llegar a la línea límite que acostumbra a marcar en 2/3 de su capacidad) y por el fuego fuerte a fin de que el agua hierva.

Se cuecen juntas las carnes, huesos y garbanzos

Cuando eso ocurra baja un tanto el fuego mas debe continuar borbotando el agua entre cinco y diez minutos más mientras que vas espumando el caldo. Para esto, con una espumadera suprime la espuma superior que se marcha formando, de forma que el caldo vaya quedando más limpio (si bien en esta una parte del proceso jamás va a quedar limpio totalmente).

Prosigue nuestras indicaciones conforme el género de olla que utilices:

Si usas una olla a presión como la nuestra, ponla a fuego medio-bajo, ciérrala y, cuando aparezcan las dos anillas rojas baja un tanto el fuego (mas suficiente a fin de que sostenga todo el tiempo las 2 anillas perceptibles) y deja que se cocinen solo quince minutos, después sencillamente separa la olla del fuego y espera a que baje la presión y no se vea ninguna anilla para abrirla.

Si usas una olla normal precisarás cocinarlos en torno a 1 hora y media o bien dos horas, hasta el momento en que verifiques que los garbanzos están tiernos.

Cuando hayas espumado el caldo pon el fuego prácticamente al mínimo a fin de que se cocine todo poco a poco, siempre y en todo momento con la olla tapada y removiendo de cuando en cuando.

Mientras prepara las verduras. Pelas las zanahorias con un pelapatatas y pela asimismo con ese aparejo las patatas y el nabo.

Pela la cebolla y corta el pedazo de col que vayas a emplear, siempre y en toda circunstancia intentando que la col prosiga unida a su parte central a fin de que no se deshaga y continúe unida.

Pon las zanahorias, la patata, la cebolla, la col y el nabo en una olla, cúbrelas con agua, échales una cucharadita de postre de sal y pon el fuego fuerte.

Cocemos las verduras en otra olla

Cuando el agua esté hirviendo baja el fuego a fin de que esté suave, tapa la olla y cocina las verduras hasta el momento en que estén tiernas, acostumbran a tardar entre veinticinco y treinta minutos.

Te invito a retirar la grasa del caldo de las carnes con lo que puedes hacerlo con una espumadera. Cuando se enfría es más simple de eliminar mas si vas con el tiempo más justo ayúdate de una cuchase y si bien retires grasa con algo de caldo, no pasa nada.

Ya tenemos listos los elementos del cocido madrileño

Saca las verduras de su caldo y resérvalas en un plato.

Saca asimismo las carnes y los huesos y déjalos en otro plato.

Saca los garbanzos de la red y ponlos en otro plato.

Prosigue retirando grasas y también impurezas de la zona superior del caldo de las carnes y cuélalo. Mézclalo con el caldo de las verduras, este va a ser nuestro caldo del cocido madrileño.

Pon una parte del caldo a hervir ( suelo emplear 1 litro y medio para cuatro personas) en una olla y cuando esté hirviendo cuece en él los fideos. El tiempo te lo afirmará el bulto de los fideos si bien acostumbran a ser cuatro o bien cinco minutos.

 

Preparamos la sopa con el caldo del cocido madrileño y los fideos

Tiempo: entre 3 y 3 horas y media en olla normal y 1 hora y media en olla rápida

Nivel de dificultad: fácil

Sirve, admira y degusta:

Lo bien tradicional es servir el cocido madrileño en 3 vuelcos, esto es, el primer vuelco es el plato de sopa bien caliente, los fideos con el caldo que concentra todos y cada uno de los sabores del cocido y que está increíble. El segundo vuelco consiste en servirlas verduras sin caldo así como los garbanzos, y el tercer vuelco son las carnes y huesos (sin caldo) que se pueden servir tal como o un moco arregladas, con todos y cada uno de los huesos retirados e inclusive cortadas (chorizo, panceta, morcillo, pollo…).

Puedes prepararlo de la noche a la mañana y si te sobra despreocúpate por el hecho de que soporta en nevera tres-cuatro días con perfección y como es lógico asimismo puedes congelarlo sin inconvenientes. Para esto te invito a congelar por una parte el caldo, por otro las verduras con los garbanzos y en otro las carnes.

Goza de esta receta tradicional llena de sabor y más fácil de lo que en un comienzo puede parecer, está de auténtico… ¡vicio!

 

Cocido madrileño. Receta tradicional, fácil y deliciosa

Más versiones de la receta de cocido madrileño tradicional, fácil y delicioso:

Tratándose de recetas tradicionales en todos y cada casa se preparan de una manera conque siéntete libre de incorporar o bien suprimir carnes, huesos y verduras hasta dar con la combinación que más te guste.

A mi por poner un ejemplo me chiflan los embutidos asturianos, los del renombrado «compango» para la fabada con lo que en muchas ocasiones preparo cocido con ese género de chorizo, panceta e inclusive en ocasiones incluyo la butifarra y queda sensacional de sabor, si bien esencial desgrasar bien el caldo por el hecho de que estos embutidos sueltan bastante grasa.

Últimos consejos:

Espuma bien el caldo, a ser posible con una espumadera, para lograr un caldo más ligero y que siente sensacional.

Muy frecuentemente cuando ya tengo las carnes y garbanzos cocinadas por una parte y las verduras por otro lo dejo descansar en las ollas para comernos el cocido al día después en tanto que con este género de recetas acostumbra a acontecer que al día después están aun más potentes de sabor.

MÁS CARNES DELICIOSAS:

Deja un comentario