Cómo hacer fajitas de pollo mexicanas

El alimento mexicana está muy extendida por el resto del planeta, y somos muchos los que consumimos y preparamos frecuentemente los más habituales platos mexicanos en nuestras casas, mas adaptándonos a los ingredientes que tenemos más a mano.

Esta receta de fajitas de pollo mexicanas es completísima por el hecho de que no solo aprenderás a preparar el relleno, compuesto por pollo y varias verduras, sino asimismo conocerás de qué forma hacer la masa de las fajitas mexicanas. Para acabar, nada mejor que añadir una de las salsas-temtempié más conocidas universalmente, la salsa guacamole casera, simple y sabrosa, que aparte de poder incluirla en la propia fajita, asimismo puedes ir tomándola aparte con los tradicionales nachos.

¡Ándale, prepara ya estas exquisitas fajitas de pollo!

Lista de ingredientes necesarios para preparar fajitas de pollo mexicanas (8 fajitas):

  • Para preparar la masa para las tortillas:
  • doscientos gr de harina de trigo (para esta ocasión hemos empleado de una mezcla de mitad de harina de trigo y mitad de harina integrarla, mas eso ya va en gustos).
  • ciento diez ml de agua (si usas harina integral, precisarás un poco más de agua, diez-quince ml más).
  • 1 cucharadita de sal.
  • Aceite de oliva.
  • El relleno:
  • doscientos gr de pechuga de pollo.
  • 1 cebolla.
  • 1 pimiento verde (o bien dos si son tipo italiano, de los alargados y finitos).
  • 1 pimiento colorado.
  • cincuenta ml de vino blanco.
  • cien ml de caldo de pollo (o bien agua con un tanto de caldo concentrado de pollo).
  • dos cayenas o bien diez-quince gotas de tabasco.
  • Pimienta negra molida, aceite y sal.

Preparación, cómo hacer fajitas de pollo mexicanas:

Primero empieza preparando la masa. Para esto, lee la receta de de qué forma hacer masa casera para fajitas, y prosigue el fácil pasito a pasito que señala. Lo idóneo es que tengas lista la masa, y cuando hayas preparado el guacamole y el relleno, entonces las acabes en la sartén. De este modo van a llegar a la mesa calientes y flexibles.

Ahora es buen instante para preparar guacamole y que se quede descansando mientras que realizas el relleno de las fajitas. Prosigue esta receta de guacamole casero, te va a quedar increíble

Proseguimos con el relleno. Lava los pimientos y córtalos en tiritas finas. Pela la cebolla y córtala asimismo en tiras.

En una sartén grande, echa un tanto de aceite y ponla a fuego medio. Agrega la cebolla y los pimientos, echa un tanto de sal y saltea, removiendo algunas veces, hasta el momento en que comiencen a dorarse tenuemente.

Mientras que, ve preparando el pollo. Córtalo en tiritas finas, y cuando la cebolla y los pimientos estén tiernos y un tanto doraditos, añade el pollo y remueve bien a lo largo de cinco minutos.

Sube el fuego al límite y añade el vino. Deja que se evapore a lo largo de dos minutos y echa el caldo de pollo, dejando que se reduzca a lo largo de cinco minutos, removiendo bien a fin de que se cuezan los ingredientes en él y se evapore prácticamente por completo.

Echa la cantidad de tabasco que sea de tu gusto (puedes ir probando las verduras para revisar el punto de picante) y muele pimienta negra por encima. Corrige de sal si es preciso. Ya está todo listo para rellenar las fajitas.

 

Cómo preparar fajitas de pollo mexicanas

Tiempo: 45 minutos

Nivel de dificultad: fácil

Sirve, admira y degusta:

Con las tortillas para fajita y el relleno bien calientes, procede a montar tu fajita de pollo: extiende la tortilla, agrega una fila de relleno, pon encima un tanto de guacamole, y cierra la tortilla enrollándola al límite posible a fin de que los ingredientes no se salgan.

Goza de el alimento mexicana en casa y adáptala a gusto, si bien si la preparas bien picante, va a estar de… ¡vicio!

 

Fajitas de pollo mexicanas

Variaciones de la receta de fajitas de pollo mexicanas:

En lugar de pollo, puedes emplear otras carnes como ternera o bien cerdo, o bien aun hacerlas vegetarianas, asimismo están muy ricas.

La masa para las tortillas se puede realizar con harina de trigo o bien harina integral, como en nuestra receta. Si empleas harina de trigo vas a deber incorporar un poco menos de agua que si usas harina integral, puesto que absorbe menos. El resultado con la harina de trigo es más blanco y de sabor neutro (acostumbra a ser la preparación más frecuente), y con la harina integral tiene más sabor a cereal.

Últimos consejos:

Si las tortillas no vas a servirlas justo después de hacerlas, sencillamente vas a deber darles un pequeño golpe de calor en la sartén ya antes de sacarlas a la mesa, a fin de que estén flexibles y puedan enrollarse sin complejidad.

Intenta que las verduras no se quemen en la sartén. Si estás a puntito de que te ocurra, agrega un tanto de agua a la sartén y baja un tanto el fuego, de este modo calmarás la temperatura y proseguirán cocinándose sin inconvenientes.

MÁS RECETAS DE CARNES DELICIOSAS:

Deja un comentario