Costillas de cerdo al horno con salsa barbacoa casera

La salsa barbacoa es indudablemente la salsa más popular para acompañar carnes que, como su nombre señala, se realizan asándose. Nuestra receta de salsa barbacoa casera es muy simple y veloz de preparar, y el resultado es delicioso. Las salsas barbacoas comerciales tienen un punto ahumado que es complicado de imitar al efectuarla casera, mas su sabor y sencillez te van a conquistar, y seguro que realizas un sinnúmero para tenerla a mano en la nevera.

La salsa es el ánima de las costillas de cerdo al horno con salsa barbacoa casera, en tanto que aparte de cocinar apropiadamente las costillas a fin de que estén tiernas y el hueso se despegue de la carne (te vamos a instruir todos y cada uno de los trucos a fin de que lo logres), la salsa barbacoa es esencial para darles ese toque de sabor que hace que estén de… ¡vicio! Y si no te lo crees, mira más abajo el vídeo en el que te pruebo lo muy tiernas que quedan

Anímate a preparar tanto las costillas de cerdo como nuestra salsa barbacoa casera, y si te sobra vas a poder acompañar otras carnes como el filete de cerdo o bien aun hamburguesas caseras.

Si deseas usar la salsa barbacoa para un piscolabis, queda excelente con unas patatas salteadas con alioli, y asimismo es una combinación ganadora el preparar patatas bravas mas con salsa barbacoa. Los genuinos entusiastas de esta salsa saben que va perfecta con cualquier clase de pasta, si bien la reina es la fusión de la salsa boloñesa con la salsa barbacoa, haciendo la mezcla a tu gusto.

Lista de ingredientes necesarios para hacer costillas de cerdo al horno con salsa barbacoa casera (4 personas):

  • Costillar de cerdo, la cantidad que estimes apropiada, y que te las corten en la carnicería a fin de que te queden afines a las nuestras. Lo que puedes ver en las fotografías lo hicimos para dos personas y eran setecientos gr en suma. No te amedrentes con el peso pues verdaderamente lo que más lleva es hueso.
  • Sal.
  • Unos doscientos gr de salsa barbacoa. Si deseas prepararla casera puedes continuar nuestra receta que precisa los próximos ingredientes (te van a salir unos
  • trescientos gr de salsa barbacoa):
  • dos cebolletas (o bien en su defecto, una cebolla de tamaño medio).
  • dos cucharadas soperas (de ahora en adelante c/s) de azúcar moreno.
  • dos c/s de salsa Perrins (se puede reemplazar por salsa Worcestershire).
  • 1c/s de pimentón dulce (o bien si lo prefieres, pimentón picante).
  • 1c/s de mostaza (lo idóneo es usar mostaza a la vieja, así sea desmenuzada o bien en grano).
  • 2c/s de miel (lo idóneo es una de miel común y otra de miel de caña).
  • dos c/s de kétchup.
  • doscientos gr de salsa de tomate (mejor si es casera) o bien tomate natural triturado.
  • 1 c/s de salsa de soja.
  • cuatro c/s de vinagre.
  • 1 c/s de aceite de oliva.
  • siete-ocho gotas de tabasco (opcional, y la cantidad puedes echarla al gusto, ve probando la salsa).
  • Pimienta negra molida y sal.

Preparación, cómo hacer la receta de costillas de cerdo al horno con salsa barbacoa casera:

Si vas a realizar la salsa barbacoa casera prosigue estos pasos, y si vas a emplear una ya hecha brinca al paso dos.

Lava las cebolletas, suprime la parte verde y las raíces,  y pícalas muy finitas.

En una sartén antiadherente con el aceite de oliva y fuego medio-bajo, echa la cebolleta, agrega un tanto de sal y deja que se cocine hasta el momento en que esté blandita y transparente, sin llegar a dorarse (unos diez minutos).

Cuando la cebolla esté prácticamente lista, agrega el azúcar moreno y revuelve bien a lo largo de dos minutos, a fin de que la cebolla finalice de caramelizarse por completo.

 

Caramelizando la cebolla para preparar salsa barbacoa casera

Ahora, agrega la salsa de tomate y remueve bien, deja que se cocine todo junto otro par de minutos.

Ahora es el instante de incorporar el resto de ingredientes: la salsa Perrins, el pimentón dulce (o bien picante), la mostaza, la miel, el kétchup, la salsa de soja, el vinagre, pimienta negra molida al gusto y el tabasco (opcional, solo si deseas darle un toque picante).

Deja que se cocine todo a fuego lento a lo largo de cinco minutos, removiendo algunas veces y intentando que no se te pegue. Prueba la salsa para corregir su sabor y que quede a tu gusto

 

Preparando salsa barbacoa casera, fácil y rápida

Al costillar quítale una telita fina que cubre la zona por donde más se ven los huesos. En ocasiones cuesta verla, mas sencillamente introduce la punta de un cuchillo entre el hueso y la telita de encima y ya vas a poder ir tirando de ella. Esto favorece que el resultado final sea en especial jugoso y la carne se separe del hueso con total sencillez.

Precalienta el horno a ciento sesenta grados solo con la resistencia de arriba y de abajo encendidas, sin ventilador.
Pon cada pedazo de costillar sobre papel de aluminio y píntalo por los dos lados con la salsa barbacoa. Cuando voy a emplear la salsa para esta receta, lo que hago ya antes es desmenuzarla con una batidora a fin de que quede bastante homogénea.

 

Pintamos las costillas de cerdo con salsa barbacoa por los dos lados

Cierra el paquete de cada costillar de manera que el último doblez del papel quede por encima, sencillamente pues si lo pones cara abajo posiblemente por ahí se vayan saliendo los jugos mientras que se enhorna y exactamente lo que deseamos es que se vaya cocinando en ellos.

 

Envolvemos en papel de aluminio y directos al horno

Pon papel vegetal en tu bandeja de horno y encima los bultos de costillar, y también introdúcela en el horno.

Enhorna a lo largo de dos horas a ciento sesenta grados .

Cuando se haya cumplido el tiempo saca la bandeja del horno y abre los bultos.

 

De este modo están las costillas tras las dos horas de horno

Ahora vuelve a pintar con rebosante salsa barbacoa cada costillar por el lado de los huesos más perceptibles y colócalos en la bandeja de horno con papel vegetal, con esta parte recién pintada cara arriba.

Pon el horno a doscientos veinte grados con resistencia arriba únicamente (función grill que se acostumbra a decir), y cuando alcance la temperatura introduce la bandeja en el horno y espera diez minutos.

Vuelve a sacarla, dale la vuelta a cada costillar y píntalo con salsa barbacoa y también introduce nuevamente la bandeja otros diez minutos o bien hasta el momento en que esté tan dorado como te guste.

Tiempo: 2 horas

Nivel de dificultad: fácil

Sirve, admira y degusta:

Llévalas a la mesa cuando salgan del horno, bien calentitas. Vas a revisar lo tiernas y jugosas que quedan pues puedes hacer la prueba del hueso: tira de un hueso cara fuera y vas a ver como sale… ¡limpio! ¿semeja magia verdad? Y con ese toque singular de la salsa barbacoa casera están de auténtico… ¡vicio!

Te invito a servirlas con alguna guarnición muy ligerita, como un tanto de lechuga con aceite y sal, patatas cocidas o bien puré (como ) o bien afín, y como es natural más salsa barbacoa al centro de la mesa a fin de que los comensales puedan echarle más a su carne si les apetece.

 

Costillas de cerdo al horno con salsa barbacoa casera

Y acá tenéis la prueba de que es cierto, estas pueden ser las costillas más jugosas que os hayáis comido nunca:

Variaciones de la receta de costillas de cerdo al horno con salsa barbacoa casera, fácil y rápida:

Hay tantas recetas de salsa barbacoa casera como personas que se han audaz a prepararla, puesto que cada quien le da su punto singular. Desde el tomate, que puede ser salsa de tomate, concentrado o bien natural triturado, hasta el punto del picante (ajustándolo con tabasco y pimentón picante) o bien cuánto de dulce la prefieres. Puedes partir de esta receta y probar de manera libre, probándola con cada cambio que efectúes. Y naturalmente asimismo puedes desmenuzarla con la batidora si te agrada de textura más homogénea.

Siguiendo esta forma de cocinar las costillas a fin de que queden jugosas, puedes mudar el aderezo, y en lugar de salsa barbacoa, usar mezclas de miel y salsa de soja, yerbas aromatizadas, especias… A tu gusto.

Últimos consejos:

Observa el tiempo de horneado final dependiendo del aspecto de tus costillas, puesto que cada horno es un planeta. Cuando se hayan dorado por una parte si bien no hayan pasado diez minutos, ya puedes darles la vuelta, por el hecho de que recuerda que están a la perfección cocinadas con el horneado a ciento sesenta grados , y el toque final es solo para darles un tanto de torrado.

MÁS RECETAS DE CARNES DELICIOSAS:

¿Te ha gustado la receta? ¡Compártela!

Deja un comentario

shares