Pechugas de pollo al horno jugosas y riquísimas

Sin ningún género de dudas el pollo es una de mis carnes preferidas por la utilidad que ofrece y por su sabor y jugosidad, si si, jugosidad. Deja atrás la idea de que el pollo y sobre todo las pechugas son una carne reseca pues con esta receta te voy a instruir una técnica para lograr el mejor resultado.

Esta receta de pechugas de pollo al horno es muy singular por el hecho de que logra que queden jugosas y muy ricas, nada que ver con esa pechuga reseca que todos hemos comido alguna vez. La clave no es otra que emplear una técnica famosa como salmuera consistente en sumergir las pechugas de pollo en una mezcla de agua y sal, lo que hace que la carne absorba agua y retenga mejor sus jugos a lo largo del horneado siguiente y por consiguiente llegue a la perfección cocinada mas jugosísima al plato.

Lo mejor es que la salmuera se puede aromatizar con condimentas y yerbas a tu gusto, del mismo modo que el aliño con el que se pintan ya antes de ser horneadas. Una vez cocinadas las pechugas puedes emplearlas en multitud de recetas, así sea para comerlas calentitas y recién hechas mas asimismo para emplearlas tal y como si fuera embutido cortándolas en lonchas finas cuando ya están frías o bien a tacos en ensaladas o bien bocadillos.

Si te agrada la combinación de pollo y horno (es de mis favoritas de siempre y en todo momento), goza con recetas como el muy, muy rico pollo al horno asado entero, muy jugos y con piel crepitante, estos muslos de pollo al horno con limón, el tradicional asado de pollo con patatas, los contramuslos de pollo a la naranja asados en el horno con patatas, el pollo asado al horno con champiñones y las exquisitas alas de pollo al horno con miel y salsa de soja,

En lo que se refiere a otras aves, te invito a mucho que prepares en navidad la pularda rellena al horno con guarnición de patatas marinadas y zanahorias baby, es un espectáculo la carne de este género de gallinas. Y evidentemente otra de mis carnes preferidas, el pato, con esta receta de confit de pato con salsa Pedro Ximénez y puré de patatas y manzanas.

Lista de ingredientes necesarios para preparar pechugas de pollo al horno jugosas:

  • Pechugas de pollo enteras, la cantidad que prefieras.
  • Para hacer la salmuera necesitas:
  • Agua, suficiente para cubrir tus pechugas de pollo en un recipiente. Yo para 2 pechugas precisé 1 litro de agua.
  • Sal, debes incorporar un cuatro por ciento con respecto a la cantidad de agua conque en mi caso para un litro de agua agregué cuarenta gr de sal.
  • Condimentas y yerbas al gusto para incluir en la salmuera: dos clavos de fragancia, las semillas de dos vainas de cardamomo, 1 hoja de lauro, una ramita de romero y un chorrito de jugo de limón, no obstante puedes usar las que prefieras.
  • Condimentas y yerbas para pintar las pechugas al enhornarlas, aproximadamente exactamente la misma cantidad de cada una ( he empleado algo como media cucharadita de postre): comino, pimentón dulce, ajo en polvo, pimienta negra recién molida y orégano, asimismo tres-cuatro cucharadas de aceite de oliva y una pizquita pequeñísima de sal.
  • dos-tres cucharadas soperas de vino blanco o bien jugo de limón. Yo he empleado vino blanco.

Preparación, cómo hacer la receta de pechugas de pollo al horno jugosas:

Calcula el agua que precisas para cubrir tus pechugas de pollo. Como vas a emplear un recipiente después para guardar en la nevera las pechugas con la salmuera, procura medir el agua en ese recipiente y listo, en verdad si hay agua de más no pasa nada, es mejor pasarse a fin de que las pechugas queden después bien cubiertas.

Pone el agua en una olla y por cada litro de agua agrega cuarenta gr de sal.

Pon el fuego a temperatura alta y cuando hierva el agua y se haya disuelto la sal, separa del fuego.

Agrega a la olla las condimentas y yerbas de la salmuera: clavos de fragancia, semillas de cardamomo, hoja de lauro, romero y jugo de limón.

Ahora deja que el agua repose hasta el momento en que se enfríe, si tienes algo de prisa puedes agregar tres o bien cuatro cubitos o bien aun mudarla de recipiente.

Cuando esté totalmente fría, pon la salmuera en un recipiente con tapadera, sumerge las pechugas de pollo, tapa el recipiente y guárdalo en la nevera. Lo idóneo es hacerlo de la noche a la mañana, que estén las pechugas unas diez-doce horas en salmuera mas si tienes prisa cuando menos te invito a 1 o bien dos horas.

 

Ponemos las pechugas de pollo en salmuera

Saca las pechugas de pollo de la salmuera y sécalas realmente bien con papel de cocina.

Precalienta el horno a doscientos grados con calor arriba y abajo y ventilador.

Prepara el aliño para las pechugas, mezclando en un bol las condimentas que desees a tu gusto o bien las que te he sugerido: comino, pimentón dulce, ajo en polvo, pimienta negra recién molida y orégano. Agrega un pizca pequeñísima de sal y asimismo tres o bien cuatro cucharadas soperas de aceite de oliva, con esto fue suficiente para las 2 pechugas que cociné mas si preparas más cantidad vas a deber usar más condimentas y aceite.

Pone las pechugas de pollo en una bandeja de horno y píntalas con el aliño por los dos lados, con ayuda de un pincel de cocina.

Secamos las pechugas y las pintamos con el aliño

Deja cara arriba la parte «fea», la que estaba pegada al hueso en tanto que a mitad de cocción les vamos a dar la vuelta.

Vierte en la bandeja por cerca de las pechugas el vino blanco o bien el jugo de limón.

Introduce la bandeja sobre una reja de horno a altura media y enhorna quince minutos.

Saca la bandeja, dale la vuelta a las pechugas y enhorna otros quince minutos. Si deseas puedes pintar nuevamente con un poco de aceite de oliva por encima.

Enhorna otros diez-quince minutos o bien hasta el momento en que veas que están ya listas. Conforme el grosor de las pechugas van a tardar aproximadamente tiempo, las mías eran de un tamaño medio. Si tienes dudas saca una, córtale una rodaja por el extremo más grueso y verifica si el interior está cocinado. Cuando tengas practicada esta receta una vez con tu horno ya siempre y en todo momento te va a quedar perfecta con el tiempo que hayas visto que precisan.

Saca la bandeja del horno y deja que descansen cinco minutos ya antes de cortarlas, a fin de que los jugos se asienten.

 

Así deben quedar las pechugas de pollo, cocinadas mas no doradas

Tiempo: 1 hora más el tiempo de enfriado y reposo (mínimo 2 horas)

Nivel de dificultad: fácil

Sirve, admira y degusta:

En el momento en que ya tienes horneadas las pechugas de pollo puedes emplearlas como prefieras, así sea recién hechas y en caliente o frías y como embutido o bien para ensaladas. En rodajas finas, en rodajas gruesas, en tacos… de cualquier forma están estupendas y pueden ser tu plato primordial con alguna guarnición de ensalada, verduras o bien arroz por poner un ejemplo, o bien usarlas para llenar otros platos.

Es una exquisitez servir unas pechugas de pollo tan jugosas y sabrosas merced a la mezcla de yerbas y condimentas de la salmuera y asimismo del aliño, están de auténtico… ¡vicio!

 

Pechugas de pollo al horno jugosas y riquísimas

Variaciones de la receta de pechugas de pollo al horno jugosas:

Puedes usar las yerbas y condimentas que prefieras tanto para la salmuera para el aliño siguiente, por servirnos de un ejemplo para el aliño se me ocurre que un toque de curry puede estar realmente bien, o bien tomillo y romero para un acabado más tradicional y aromatizado.

Últimos consejos:

Si deseas un plus de sabor, emplea pechugas de pollo campestre en tanto que está más jugoso todavía y riquísimo, toda vez que puedo lo utilizo pues merece la pena.

No tengas temor alguno de enhornar las pechugas de pollo, si bien no lo hayas hecho jamás ya antes. Prosigue mis indicaciones y cuando ya lleve unos veinticinco minutos en el horno saca una pechuga y córtala para revisar si está ya hecha. Esto lo deberás hacer únicamente una vez, cuando hayas visto de qué forma quedan las pechugas en tu horno con conforme qué tamaño ya vas a saber el tiempo que precisan para futuras veces.

Deja un comentario