Pollo asado al horno con champiñones

Pollo y horno siempre y en todo momento es una combinación ganadora. El pollo es una carne que acepta infinitas preparaciones, y a mi en especial las que incluyen cocinarlo en el horno son las que más me acostumbran a agradar.

La estrella por excelencia es el asado de pollo con patatas o bien «tartera», como lo afirmamos en mi tierra, es la receta más famosa y fácil, mas creando un poco con los ingredientes podemos conseguir un acabado muy diferente así como exquisito. Además de esto lo comienzas a gozar desde exactamente el mismo instante en que el horno comienza a manar esa olorcilla a condimentas tan característica.

Prepares el asado que prepares, sírvelo siempre y en toda circunstancia con salsa alioli casera, que está ya lista en cinco minutos y puedes darle un toque más fuerte o bien suave, a tu gusto.

Lista de ingredientes necesarios para la receta de pollo asado al horno con champiñones (una bandeja entera de horno, para unas 6 raciones):

  • 1-dos patatas grandes por persona (procura cubrir casi toda la bandeja de horno, si sobra alguna ración te encantará).
    tres-cuatro cebollas grandes, para cubrir el fondo de la bandeja de horno.
    1 muslo de pollo con su contramuslo por persona.
    ciento cincuenta ml de vino blanco: cien para el pollo y cincuenta para los champiñones.
    Condimentas al gusto: pimienta, pimentón dulce, orégano, tomillo, romero…
    doscientos gr de champiñones frescos.
    cien ml de caldo de pollo.
    Aceite y sal.

Preparación, cómo hacer pollo asado al horno con champiñones:

En la bandeja de horno, agrega un tanto de aceite y sal.

Pela las cebollas, córtalas en rodajas y ponlas en la bandeja, cubriendo todo el fondo.

Lava las patatas y pélalas. Pártelas en rodajas y distribúyelas cubriendo toda la cebolla. De este modo te aseguras que la cebolla no se queme y quede confitada, una exquisitez! Pinta las patatas con aceite, y agrega un tanto de sal y las condimentas que prefieras ( le echo de todas y cada una de las que he listado: pimienta, pimentón dulce, orégano, tomillo y romero).

Precalienta el horno unos diez minutos a 180º.

Pone encima los muslos de pollo con la piel cara arriba (mejor si les has abierto un tanto la carne por la parte inferior) y haz lo mismo que con las patatas: píntalos de aceite, échales sal y las condimentas.

Agrega cien ml de vino blanco entre los huecos de las patatas, cuidadosamente de no «barrer» las condimentas, y también introduce en el horno unos cuarenta y cinco-sesenta minutos, o bien hasta el momento en que las patatas estén sutilmente doradas y a tu gusto, y la piel del pollo se vea crepitante.

Mientras que, realizamos los champiñones. Límpialos bajo un chorro de agua fría para suprimir la tierra que puedan tener, y córtales la parte inferior del leño.

Córtalos en láminas no demasiado finas.

En una sartén con un poco de aceite a fuego medio, agrega los champiñones y un poco de sal y cocínalos a lo largo de tres-cuatro minutos, mientras que sueltan sus jugos y se evaporan. Agrega el romero y el tomillo, revuelve bien a lo largo de unos segundos y ahora agrega los sobrantes cincuenta ml de vino blanco, dejando que se evapore.

Agrega el caldo de pollo y cocina unos diez minutos más, hasta que los champiñones queden jugosísimos mas sin exceso de líquido.

 

Cómo preparar pollo asado al horno con champiñones

Tiempo: 25 de preparación y 45-60 minutos de horneado.

Nivel de dificultad: fácil

Sirve, admira y degusta:

En la bandeja de horno, agrega un tanto de aceite y sal.

Pela las cebollas, córtalas en rodajas y ponlas en la bandeja, cubriendo todo el fondo.

Lava las patatas y pélalas. Pártelas en rodajas y distribúyelas cubriendo toda la cebolla. De esta forma te aseguras que la cebolla no se queme y quede confitada, una exquisitez! Pinta las patatas con aceite, y agrega un tanto de sal y las condimentas que prefieras ( le echo de todas y cada una de las que he listado: pimienta, pimentón dulce, orégano, tomillo y romero).

Saca el pollo asado del horno y sirve las raciones en los platos de los comensales: el pollo así como varias patatas, un poco de cebolla y lógicamente agrega los champiñones que has preparado. La piel del muslo de pollo asado bien crepitante y las patatas, doradas por encima y tiernas por la parte interior, con el añadido de esos champiñones que quedan sutilmente dulces por el vino. Acompáñalo con una exquisita salsa alioli casera, va a quedar de escándalo!

Más versiones de la receta de pollo asado al horno con champiñones:

Puedes substituir los muslos de pollo por pechugas o bien alas, o bien aun otras carnes como cordero o bien cerdo, o bien tu pescado preferido. En el caso de las pechugas, y especialmente si no llevan piel, sitúalas entre la cebolla y las patatas a fin de que no se quemen.

En lugar de champiñones, puedes emplear setas o bien aun una combinación de ellas, intentando que queden jugosas y no se sequen en demasía.

Últimos consejos:

La piel de estos muslos de pollo es una insensatez para quienes gozamos de comérnosla, pese a ser una parte bastante grasa. No obstante, si bien no te la vayas a comer, SIEMPRE enhorna con la piel, en tanto que eso va a hacer que la carne esté considerablemente más jugosa y no se queme o bien reseque. Al servirla a tu plato vas a poder retirarla entera sin inconvenientes, si bien prefiero meditar que no lo vas a hacer y te vas a dar ese capricho.

MÁS RECETAS DELICIOSAS:

Deja un comentario