Pollo en pepitoria. Receta tradicional

El pollo es protagonista de una enorme pluralidad de recetas tradicionales, de esas que están tan ricas que no caen jamás en el olvido. Además de esto la carne de pollo se presta a ser cocinada de forma variadísima, consiguiendo resultados siempre y en toda circunstancia sabrosos y combinando texturas jugosas con restallantes, un placer culinario

Este pollo en pepitoria es buen ejemplo de receta casera y tradicional, de esas que acostumbran a agradar al mundo entero, y si además de esto te contamos que la salsa está hecha a base de cebolla pochadita y almendras, seguro que comienzas a salivar.

Se trata de una receta hecha a fuego lento y con un sabor increíble. Además de esto te invitamos a acompañarla con unas patatas salteadas y elaboradas con un truco singular que vas a poder leer más abajo, a fin de que queden restallantes por fuera, tiernas por la parte interior y usando poquísimo aceite.

Si te ha agradado esta receta, asimismo te va a atraer el tradicional asado de pollo con patatas, el rico pollo asado al horno con champiñones, o bien el tradicional pollo al ajillo, muy crepitante por fuera y jugos por la parte interior.

Y si deseas un plato tradicional y de cuchase, nada mejor que un rico caldo de pollo casero con garbanzos. Si te agradan los toques exóticos, prueba el pollo con almendras al estilo chino o bien las alas de pollo al horno con miel y salsa de soja.

Lista de ingredientes necesarios para la receta de pollo en pepitoria. Receta tradicional (4-6 personas):

  • 1 pollo entero cortado en pedazos (acostumbra a rondar los dos kg).
  • tres cebollas.
  • dos dientes de ajo.
  • 1 litro de caldo de pollo.
  • Harina para arrebozar el pollo tenuemente.
  • Azafrán o bien colorante alimenticio.
  • cien ml de Jerez o bien vino blanco.
  • cien gr de almendra pelada molida, o bien asimismo la puedes adquirir entera y pelada y molerla tu.
  • 1 huevo duro.
  • dos hojas de lauro.
  • Aceite de oliva virgen extra, pimienta negra molida y sal.
  • Para la guarnición: 1 patata por persona, condimentas y yerbas al gusto (orégano, tomillo, romero…), aceite y sal.

Preparación, cómo hacer pollo en pepitoria, receta tradicional:

Pela las cebollas y córtalas muy finitas. En una sartén antiadherente con dos cucharadas de aceite y a fuego medio-bajo echa la cebolla y deja que se vaya pochando poquito a poco sin que se dore, aguardando a que se vuelva poco a poco más transparente y blandita, va a tardar unos diez minutos.

Mientras que la cebolla está cocinándose, echa sal y pimienta a los pedazos de pollo por los dos lados. Pon en un plato hondo unas cucharadas de harina y pasa cada pedazo de pollo por ella, enharinándolo por completo.

En una sartén con el fondo cubierto de aceite y a fuego fuerte ve poniendo los pedazos de pollo dejando que se doren levemente unos minutos por cada lado. Esto sirve para sellar la carne y que el interior se sostenga jugoso. Ve reservándolos en un plato o bien bandeja cubierto con papel de cocina a fin de que escurran el exceso de aceite.

Cómo preparar pollo en pepitoria. Sellado

Pela los ajos y córtalos en láminas, y cuando la cebolla esté transparente y blanda, añádelos a la sartén. Echa asimismo la almendra molida y remueve bien. Por el ahorro que supone y la lozanía de las almendras, las adquirí enteras y las molí con una trituradora, mas puedes adquirirlas de manera directa molidas.

Sube un tanto la temperatura del fuego y también incorpora el vino a la sartén con la cebolla y las almendras y deja que se reduzca a lo largo de dos minutos.

 

Preparando la salsa para el pollo en pepitoria

Ahora introduce en esa sartén los pedazos de pollo y agrega el caldo de pollo (debe cubrirlo prácticamente por completo). Pon asimismo las hojas de lauro y las hebras de azafrán (vas a deber torrarlas anteriormente colocándolas entre papel de aluminio y pasándole un encendedor por fuera) o bien un tanto de colorante.

Deja que se cocine todo a fuego medio a lo largo de más o menos cuarenta minutos, que es cuando el pollo va a estar listo y jugoso.

Ahora puedes preparar la guarnición de patatas, que puede ser como más te guste (al horno, fritas, al montón…). Nosotros te sugerimos este truco para cocinarlas con poquísimo aceite y que te queden sabrosísimas: pélalas, pártelas en pequeños gajos y ponlas en un recipiente capaz para microondas con tapadera así como un tanto de aceite, sal y condimentas. Cocínalas a lo largo de diez minutos en el microondas y después saltéalas a lo largo de unos minutos en una sartén con un poco de aceite hasta el momento en que estén levemente crepitantes por fuera.

 

 

Cocinando el pollo en pepitoria y la guarnición de patatas salteadas

Cuando el pollo lleve treinta y cinco minutos de cocción, desmenuza la yema del huevo duro y añádela a la sartén a fin de que la salsa coja cierta consistencia y textura más compacta.

Finalmente ralla la clara del huevo duro sobre el pollo ya servido en los platos de los comensales, le queda de… ¡vicio!

Tiempo: 1 hora

Nivel de dificultad: fácil

Sirve, admira y degusta:

Reparte los pedazos de pollo en los platos de los comensales, riega por encima con rebosante salsa, y acaba rallando encima un tanto de clara del huevo crudo. Es un plato que se sirve y se consume caliente, desprendiendo un aroma increíble, y con el inconfundible sabor que le aportan las almendras a la salsa. En el propio plato incorpora la guarnición de patatas, que puedes ir mojando en la salsa a tu gusto.

Si te sobra pollo en pepitoria, puedes sostenerlo en la nevera a lo largo de dos-tres días o bien aun congelarlo. Cuando vuelvas a consumirlo proseguirá estando muy rico o bien aun un tanto más, en tanto que al día después los sabores se habrán fusionado de forma perfecta.

 

Pollo en pepitoria. Receta tradicional

Más versiones de la receta de pollo en pepitoria, receta tradicional:

Esta receta se hacía originariamente con gallina vieja, que le aportaba un sabor muy singular a la salsa, si bien tarda más en cocinarse. Si deseas crear, puedes mudar las almendras por otro fruto seco, por servirnos de un ejemplo avellanas o bien cacahuetes, y darle un toque plenamente diferente al plato.

Últimos consejos:

Intenta rebozar de harina bien el pollo y después dorarlo en aceite caliente, por el hecho de que de esta manera te aseguras que se cree una capa que resguardará la jugosidad del interior de la carne, y no la va a perder a lo largo de la siguiente cocción.

Lo idóneo es que el pollo te lo corten en la carnicería con un buen cuchillo y con cortes limpios y veloces, para eludir que queden huesos sueltos que entonces son tan desapacibles de localizar en la salsa. Si te lo arreglan bien, te va a quedar perfecto y no vas a tener este inconveniente.

MÁS RECETAS DE CARNES DELICIOSAS:

¿Te ha gustado la receta? ¡Compártela!

Deja un comentario

shares