Pularda rellena al horno con guarnición de patatas marinadas y zanahorias baby. Receta de Navidad

A veces singulares como la Navidad, quienes cocinamos debemos meditar los menús y también procuramos que agraden al mundo entero, que se amolden a determinado presupuesto, que podamos hacer las compras con tiempo y que aun nos podamos dejar ciertas preparaciones listas con cierta antelación. Y asimismo es el instante para decantarse por servir productos y también ingredientes propios de esas datas y que no acostumbramos a comer el resto del año.

Esta receta de pularda rellena al horno con guarnición de patatas marinadas y zanahorias baby es un recetón idóneo para Navidad. La pularda es una gallina que no pone huevos y eso se traduce en que apenas gasta energía y amontona grasa lo que hace que su carne sea singularmente jugosa y sabrosa, nada que ver con otros géneros de gallinas o bien el pollo. La verdad es que merece la pena invertir en una gallina pularda para las ocasiones singulares por el hecho de que su carne es sorprendentemente tierna y tiene un sabor suave y exquisito.

El relleno está compuesto por un sofrito de cebolla y puerros, manzana, calabaza, frutos secos, ciruelas, pasas, jamón serrano y vino Pedro Ximénez, y ya solo con saber los ingredientes seguro que estás salivando.

De guarnición he preparado unas patatas gajo marinadas y unas zanahorias baby que se marchan cocinando en el propio jugo de la pularda. Personalmente con esta guarnición es un plato que llena bastante y es idóneo para un menú con escasos piscolabis y postre. No obstante si deseas ponerlo en un menú con muchos platos te invito a servir de guarnición unas fáciles verduras a la plancha o bien aun una rica ensalada, puesto que la pularda y su relleno son bastante caloríficos.

Si buscas recetas de carnes para Navidad, visita nuestra sección singular, seguro que te chiflan recetas como el renombrado filete Wellington cubierto con hojaldre o bien el delicioso filete de cerdo en salsa al Pedro Ximénez, un espectáculo sibarita, sin olvidar el filete de cerdo relleno al horno con manzana y salsa de cebolla al Oporto.

En lo que se refiere a otras aves, te invito a el confit de pato con salsa Pedro Ximénez y puré de patatas y manzanas. El cerdo asimismo puede ser el protagonista de tu menú con estas carrilleras de cerdo al vino tinto, o bien la ternera con este redondo de ternera en salsa al Oporto. Y si prefieres el cordero, recurre a la tradicional paletilla de cordero lechazo asado al horno con patatas o bien un delicioso tournedó de cordero a la plancha con salsa de arándanos a la pimienta rosa y guarnición de setas y champiñones.

Lista de ingredientes necesarios para preparar pularda rellena al horno con guarnición de patatas marinadas y zanahorias baby (6 personas):

  • 1 pularda. Acostumbran a pesar entre dos,5 kg y tres con cinco kg, y con una de dos,5 kg va ideal para seis personas. Acostumbran a venir con el interior vacío y sin cabeza ni pies, mas si no es de este modo solicita en la carnicería que te lo hagan.
    cien ml de brandy o bien coñac.
    cincuenta ml de vino Pedro Ximénez o bien Oporto.
    Aceite de oliva virgen extra.
    Para la marinada:
    Unas ramitas de yerbas frescas: tomillo, romero.
    1 cucharada sopera de orégano seco.
    Jugo de 1/2 limón.
    1 ajo seco.
    1 cucharadita de postre de pimienta negra recién molida.
    1 cucharadita de postre de sal.
    cincuenta ml de aceite de oliva virgen extra.
    Para el relleno:
    1 cebolla.
    1 puerro.
    1 manzana roja.
    doscientos gr de calabaza.
    setenta gr de ciruelas pasas.
    cincuenta gr de pasas sultanas.
    ochenta gr de jamón serrano picadito o bien en lonchas.
    ochenta gr de frutos secos a tu gusto. Yo he empleado almendras, avellanas y nueces pecanas.
    cincuenta ml de vino Pedro Ximénez o bien Oporto.
    Para la guarnición:
    1 patata mediana por persona.
    trescientos gr de zanahorias baby.
    Instrumental:
    Hilo de bridar.
    Aguja para poder coser con el hilo de bridar.
    Jeringa de farmacia con aguja fina.

Preparación, cómo hacer la receta de pularda rellena al horno con guarnición de patatas marinadas y zanahorias baby:

La primera cosa que haremos es sacar la pularda de la nevera y lavarla bajo un chorro de agua fría tanto por la parte interior como por fuera. Sécala bien con papel de cocina y déjala en una fuente o bien plato hondo en el que quepa.

Ahora toca usar la jeringa, no es que sea mi paso preferido mas es bien fácil. Pon el brandy en un vaso o bien recipiente y ve llenando la jeringa y también inyectándola por toda la pularda, sobre todo por las pechugas si bien no olvides ni los muslos ni las alas. Esto le aportará todavía más jugosidad y sabor.

Inyectamos brandy a la pularda

Para preparar la marinada sencillamente introduce los ingredientes en el vaso de la batidora: las yerbas frescas (quédate solo con las hojas y tira los tallos), el orégano, el jugo de limón, el ajo pelado, pimienta, sal y aceite. Tritúralo todo con la batidora de mano a lo largo de unos segundos.

Con ayuda de un pincel de cocina, pinta la pularda con la marinada tanto por la parte interior como por fuera. Lo idóneo es que te quede un tanto de marinada para emplearla en las patatas, mas si te queda poquita después sencillamente puedes agregarle un tanto más de aceite para tener suficiente para pintar las patatas.

Pintamos la pularda con la marinada

Ahora prepararemos el relleno. Corta el tallo verde y las raíces del puerro y quítale la capa más externa. Pela asimismo la cebolla y pícalo todo finito. Para esto hemos usado nuestra picadora manual, con la que logramos tener las verduras picaditas en unos segundos, ¡y sin plañir! Asimismo puedes hacerlo con un cuchillo.

Cebolla de manera perfecta picada en pocos segundos

Pela la manzana, retírale el centro con las semillas y córtala en tacos. Pela asimismo la calabaza y córtala igual que la manzana.

En una sartén con un tanto de aceite y sal a fuego medio echa la cebolla, el puerro, la manzana y la calabaza y saltea a lo largo de unos diez minutos sin que apenas lleguen a dorarse.

Comenzamos a sofreír el relleno de la pularda

Parte el jamón a fin de que esté bien picadito, o bien si lo has comprado en lonchas córtalo en tiras finas. Agrega a la sartén el jamón así como  las ciruelas, las pasas y los frutos secos. Cocínalo todo junto a lo largo de cinco minutos.

Vierte el vino Pedro Ximénez del relleno, sube el fuego a fin de que esté a temperatura alta y deja que se evapore el alcohol, va a tardar dos minutos. Retira la sartén del fuego.

Ya tenemos listo el relleno

Ahora toca rellenar la pularda. Con una cuchase ve introduciendo el relleno en su interior y presiónalo a fin de que quede bien sólido y la pularda absolutamente rellena.

Rellenamos la pularda

Y para dejar la pularda lista solo nos queda coser la abertura a fin de que el relleno no se escape. Además de esto le he atado los muslos a fin de que no se aparten demasiado del cuerpo.

Cosemos la pularda para que no se escape el relleno

Ya tenemos la pularda cosida y los muslos atados

Precalienta el horno a ciento setenta grados  con resistencia arriba y abajo y ventilador.

Pon la pularda en una fuente de horno con un poco de aceite y los cincuenta ml de vino Pedro Ximénez (no se lo eches por encima para no barrer la marinada que lleva). Tápala con papel de aluminio y colócala en el horno encima de una reja a altura media.

Ya tenemos la pularda lista para enhornarse. Solo falta taparla con papel de aluminio

En conjunto se marcha a enhornar 2:30 horas más unos minutos finales de grill, conque ponte un temporizador cada treinta minutos para irla regando con los jugos que va soltando en la fuente de horno.

Mientras que preparamos la guarnición. Lava realmente bien las patatas y córtalas en gajos a lo largo (puedes ver de qué manera quedan en la fotografía final).

Píntalos por sus lados con lo que ha quedado de la marinada y colócalos en una fuente de horno con papel vegetal.

Cuando a la pularda le quede una hora de horno (esto es, va a llevar 1:30 horas), introduce la bandeja con las patatas y colócala bajo donde está la pularda. Cuando lleven treinta minutos dales la vuelta a las patatas, y hornéalas en conjunto entre cuarenta y cinco minutos y una hora, o bien cuando veas que están doraditas.

Pela las zanahorias. Cuando a la pularda le queden treinta minutos pone las zanahorias en la fuente con ella, que se empapen bien de sus jugos.

La pularda ya lleva dos horas y treinta minutos horneándose. Si las patatas están ya listas sácalas del horno, y si no es de este modo déjalas. Sube la temperatura a ciento ochenta grados , retírale el papel de aluminio y activa la resistencia superior y el ventilador. Déjala de esta forma quince minutos o bien hasta el momento en que veas que la piel está dorada mas sin llegar a quemarse, debería quedarte como en las fotografías, sutilmente restallante y doradita.

Sácalo todo del horno y deja que la pularda repose veinte minutos ya antes de cortarla. Recoge sus jugos en una salsera que vas a poder  servir en la mesa por si acaso alguien desea echarlos sobre la carne en su plato.

Pone las patatas y las zanahorias en una fuente aparte o bien así como la pularda.

Cuando hayan pasado los veinte minutos retira los hilos para poder extraer el relleno y ponlo en un bol para servir al centro de la mesa. Corta la pularda y reparte las porciones entre los comensales.

Pularda rellena al horno recién hecha, con su guarnición de patatas y zanahorias

Tiempo: 4 horas

Nivel de dificultad: media

Sirve, admira y degusta:

Pon en la mesa la guarnición de patatas y zanahorias, los jugos en una salsera, el bol con el relleno de la pularda y para finalizar sirve en los platos de los comensales las porciones de pularda. Si te sobra carne o bien relleno ni se te ocurra tirarlo puesto que se pueden aprovechar de mil formas, e inclusive el jugo que quede (y que es esencialmente la grasa de la pularda) la suelo usar después para cocinar patatas, verduras o bien aun pollo, le da un sabor muy singular.

Fíjate en las caras de quienes prueban la pularda por vez primera, seguro que les resulta deliciosa. No lo es menos para quienes ya la hemos probado si bien es una genuina sorpresa descubrir lo jugosa que puede estar la carne de esta ave. De manera conjunta con su relleno dulzón y la guarnición de patatas y zanahorias es un plato de auténtico… ¡vicio!

Pularda rellena al horno con guarnición de patatas marinadas y zanahorias baby. Receta de Navidad

Variaciones de la receta de pularda rellena al horno con guarnición de patatas marinadas y zanahorias baby:

Puedes mudar el relleno de la pularda a tu gusto escogiendo otras frutas secas como orejones, frutos secos como pistachos o bien cacahuetes, e inclusive mudando el jamón serrano por bacon, ¡siempre y en todo momento queda increíble!

De guarnición unas fáciles verduritas a la plancha o bien una buena ensalada asimismo le van excelente, especialmente si incluyes esta receta en un menú con múltiples platos.

Últimos consejos:

No tengas temor alguno de enhornar la pularda, especialmente si no lo habías hecho jamás en tanto que se semeja mucho al pollo entero asado o bien al pollo relleno. Sencillamente horneándose a esa temperatura y tapada con papel de aluminio es realmente difícil que se te reseque. A fin de que llegue en su punto a la mesa, cuando se haya horneado las dos horas y media puedes recortar un trozo de la pechuga que asoma por la zona próxima al cuello y ver si está bien hecha.

Ten presente que después debes dorar la piel y los veinte minutos siguientes de reposo hacen que se prosiga cocinando en su calor, con lo que cuando pruebes la pechuga lo idóneo es que esté prácticamente hecha y jugosa.

MÁS RECETAS DELICIOSAS:

Deja un comentario