Cómo cocer nécoras

Los mariscos siempre y en todo momento nos vienen a la psique sobre todo a veces singulares y más todavía en Navidad, algo en ocasiones contradictorio en tanto que si nos agradan estos sabores, a lo largo de las datas navideñas es cuando más costosos acostumbran a estar. Todavía de esta forma, es un capricho exquisito y asimismo tiene su puntito singular gozar de determinados manjares en instantes señalados.

Aprende de qué forma cocer nécoras de manera perfecta, dominando los tiempos de cocción, sabiendo de qué manera cocerlas tanto si están vivas tal y como si no y como es lógico asimismo de qué forma servirlas y comerlas, algo que es sencillísimo cuando así sea sabe y no obstante la primera vez puede resultar extraño y ignoto.

Su carne tiene un sabor suave a marisco muy particular y resulta tierna y jugosa, además de esto si se trata de hembras presentarán corales de color naranja (como en la que puedes ver en las fotografías). Y si deseas ahorrar, más abajo hallarás indicaciones para cocerlas y congelarlas y de este modo poder adquirirlas con cierta antelación a Navidad.

Si te ha agradado esta receta seguro que te chifla saber de qué manera cocer bien un buey de mar con sus tiempos de cocción y de qué manera abrirlo o bien de qué manera cocer un centollo o bien txangurro y prepararlo a la easonense, puesto que el proceso es muy afín al de las nécoras.

Otras recetas mariscos cocidos y riquísimos son el pulpo a la gallega o pulpo á feira tradicional, las cigalas cocidas, a la plancha o al horno y viene genial saber cómo cocer langostinos en su punto y jugosos, ya sean frescos o congelados. Al vapor quedan geniales los mejillones al vapor, los mejillones a la marinera, los mejillones al vapor en salsa americana, los berberechos al vapor con salsa verde o las almejas en salsa verde.

Lista de ingredientes para cocer y preparar bien nécoras

  • Nécoras, la cantidad que prefieras (a mi me agrada servir dos por persona). Las mías pesaban cada una unos cien gr y las hay algo más pequeñas y asimismo más grandes.
  • dos hojas de lauro.
  • Agua y sal gruesa.
  • Hielos.

De qué forma cocer nécoras. Tiempos de cocción

Las nécoras son de esta forma y a mi me semejan horribles hasta el momento en que se cuecen, ya vais a ver qué color tan bonito toman.

Echa agua en la olla midiéndola, en mi caso han sido prácticamente dos litros de agua y como por cada litro de agua lo idóneo es agregar sesenta gr de sal gruesa, he echado unos ciento veinte gr de sal y además de esto las 2 hojas de lauro.

Hay diferencia entre cocinarlas vivas o bien no. Si están vivas, introdúcelas en la olla y enciende el fuego. Desde que comience a hervir cuenta siete minutos. En cambio si están fallecidas sencillamente espera a que el agua esté hirviendo y en ese instante échalas al agua y comienza a contar esos siete minutos.

Este tiempo es ideal para nécoras de un tamaño afín a las que he cocinado , de unos cien gr de peso. Si son un tanto más pequeñas sácalas un minuto ya antes y si son algo más grandes puedes dejarlas del mismo modo estos siete minutos. Con estos tiempos a mi siempre y en todo momento me han quedado bien, jugosas y sabrosas y con el interior bien cocido, mas como ocurre con la carne hay a quien les agradan aproximadamente cocidas conque conforme nuestros gustos podemos ir cambiando los minutos.

Cuando estén cocidas pásalas a un bol con agua fría y hielos para recortar la cocción y prosigue cociendo el resto de nécoras con exactamente el mismo procedimiento.

Asimismo hay quien prefiere no echarlas en agua fría y servirlas temperadas, en un caso así sencillamente hay que aguardar unos minutos para que ya no nos quememos al manipularlas.

Cómo preparar nécoras para poder comerlas

Conforme la experiencia de tus comensales puedes sacarles las nécoras enteras y que efectúen este proceso en la mesa, aun todos al unísono por si acaso hay que educar a alguien que no sabe, o hacerlo en la cocina para servirlas ya listas para comer.

Para empezar quítale la solapa, que es la parte que tienen bajo el cuerpo, puesto que no se emplea y se puede tirar de manera directa. Es diferente en hembras y en machos, en machos es muy triangular puntiaguda y pelada y en las hembras es más bien ovalada y además de esto va cubierto de pequeños pelos. Para quitarla tira de ella cara atrás y retuércela un tanto para desprenderla absolutamente.

Ahora aparta el cuerpo del caparazón, sosteniendo la nécora con el caparazón cara abajo a fin de que se queden en ella los jugos y carnes que contiene.

Para esto puedes hacer un tanto de presión (sale fácilmente) con tus manos desde la zona trasera, o sea, si la delantera estimamos que es donde están los ojos y la boca, puesto que el extremo contrario.

En el caparazón hay carne, corales si es hembra (como ha sido nuestro caso, es de color naranja) y jugo, mas asimismo hay unos tejidos que semejan plásticos y debes retirarlos.

Recorre bien toda la carne y jugos del caparazón a fin de que no quede ninguno de esos «plásticos» y despréndela de las paredes.

Del cuerpo debes retirar los filamentos grises que lo cubren, no son comibles.

En este punto hay quien parte el cuerpo en 2 y sirve los 2 conjuntos de patas, y quien además de esto parte pata por pata ( he escogido esta segunda opción). Están tan tiernas que se pueden partir con las propias manos si bien lo he hecho con el cuchillo para lograr un resultado más igualado.

Las patas son finísimas mas la verdad es que están repletas de carne, no solamente las pinzas sino más bien asimismo todas las otras. Para poder extraer la carne de las patas sencillamente golpéalas con un martillo de cocina o bien un mazo de mortero puesto que solo precisas que se resquebraje un tanto la cascarilla para acceder a ella. Las patas es mejor servirlas de este modo a fin de que los comensales vayan extrayendo su carne con los dedos.

Tiempo: 20 minutos para cocer la primera tanda (las siguientes tardan menos) y el tiempo que necesites en prepararlas

Mivel de Dificultad: fácil

Sirve, admira y degusta:

Se pueden servir recién cocidas y temperadas, comenzando a abrirlas cuando la temperatura haya bajado un tanto, o frías habiéndolas pasado por agua fría y hielo. Recién cocidas se pueden consumir o congelar, en un caso así precisarás pasarlas por agua fría y hielo y cuando estén totalmente frías congelarlas, así se sostienen sensacional por si acaso deseas consumirlas en otro instante.

La carne tiene un sabor muy singular y particular a marisco, es un mordisco muy singular y están de auténtico… ¡miedo!

Algunas variaciones para cocer y comer las nécoras:

El tiempo de cocción va un tanto en gustos en tanto que hay quien los cuece unos minutos menos si bien personalmente con este tiempo siempre y en toda circunstancia les queda la carne tierna y jugosa y el caparazón está bien cocido.

Hay quien vierte sobre la carne en el caparazón un tanto de vino blanco (un buen vino blanco) o bien un chorrito de jugo de limón, y de acompañamiento lo más tradicional es salsa rosa o bien mahonesa. En cualquier caso, siempre y en toda circunstancia se procuran opciones que no disfracen el sabor de las nécoras.

Últimos consejos:

Cocer las nécoras no tiene ningún misterio mas si es la primera vez que las abrimos y comemos nos puede resultar un tanto apabullante conocer cada parte y saber si se come y aprovecha o bien se retira. Prosigue nuestro pasito a pasito a fin de que te resulte sencillísimo y vas a ver como las siguiente no son un reto para ti o bien tus comensales en tanto que, en contraste a otros mariscos más grandes como el centollo o bien el buey de mar, las nécoras no ofrecen resistencia y se pueden ir abriendo con los dedos sin inconvenientes.

Si deseas congelarlas cocidas, tras pasarlas por agua con hielo y cuando se hayan enfriado absolutamente, ponlas en una bolsa hermética capaz para congelación y congélalas, eso si, siempre y en toda circunstancia enteras para conservar sus jugos y ternura. Para servirlas solo debes dejarlas descongelar y arreglarlas.

MÁS RECETAS DE PESCADOS DELICIOSAS:

¿Te ha gustado la receta? ¡Compártela!

Deja un comentario

shares