Bizcocho muy esponjoso de queso y yogur

Solamente ver el bizcocho, te puedes hacer una gran idea de que, ciertamente, es muy esponjoso, y para mí no hay mejor cualidad que esa en un bizcocho.

Se trata de un bizcocho de queso y iogur que es una simple adaptación de la tradicional tarta de queso al horno al formato bizcocho, con lo que los que somos amantes de ese exquisito postre, no nos podemos resistir a los encantos de este bizcocho que tanto sabe a queso.

Para mayor sencillez, se prepara con la conocida «medida del yogur», consistente en usar el envase del iogur para medir las cantidades de cada ingrediente, y te olvidas de gramos o bien cucharadas. Si prosigues los pasos de esta receta, te quedará de esta forma de exquisita

Seguro que aparte de este, te encantarán el resto de bizcochos jugosísimos que asimismo hemos elaborado con la medida del iogur, como este bizcocho de calabaza, o bien el bizcocho de zanahoria y nueces. Para los amantes del chocolate, nada mejor que este bizcocho de chocolate casero, o bien el de naranja y chocolate. Y para los que gozamos de cualquier postre o bien tarta con manzana, nada mejor que un bizcocho de manzana y nueces, esponjoso y casero.

Lista de ingredientes necesarios para hacer bizcocho muy esponjoso de queso y yogur (un molde de 20cm de diámetro redondo, o uno rectangular):

  • 1 youghourt natural (de ciento veinticinco gr).
    tres huevos.
    Harina (tres medidas de yogur).
    Azúcar (dos medidas de yogur).
    Aceite de oliva (1 medida de yogur). Si te agrada que en el sabor final se aprecie el aceite, usa uno de sabor potente, mas si prefieres que sea más prudente, emplea un aceite de sabor suave.
    1 sobre de diastasa en polvo (dieciseis gr).
    doscientos cincuenta gr de queso crema para untar.
    Mantequilla para untar el molde.
    Mermelada (opcional, para acompañarlo tal y como si se tratara de una tarta de queso).

 

Preparación, cómo hacer la receta de bizcocho muy esponjoso de queso y yogur:

Para poder usar el recipiente del youghourt, vacíalo en un pequeño vaso o bien bol, y ya lo tienes listo para medir las cantidades del resto de ingredientes.

Precalienta el horno a ciento ochenta grados a lo largo de diez minutos, a lo largo de los que realizas la masa del bizcocho.

En un bol grande, agrega las 2 medidas de azúcar y los huevos, y bátelos enérgitamente, mejor con unas varillas o bien una cuchase. Mezcla hasta el momento en que el azúcar se haya disuelto prácticamente por completo.

Agrega el aceite y el youghourt, y prosigue batiendo a fin de que la mezcla quede homogénea, sin grumos.

Es el instante de añadir el queso crema. Te va a costar un tanto entremezclarlo con el resto de ingredientes, mas con unas varillas te va a ser simple. Procura que quede prácticamente disuelto.

Ahora, ubica un colador justo sobre el bol y ve agregando las medidas de diastasa y harina, de manera que pasen por el colador. De esta manera vas a estar tamizando la harina, a fin de que se agregue sin apelmazamientos y sea más fácil integrarla con la mezcla.

Elige un molde, que puede ser el tradicional redondo o bien uno cuadrangular. Puedes extender un tanto de mantequilla con tu dedo por sus paredes, o forrarlo con papel de horno. De esta forma te aseguras que no se te pegará el bizcocho.

Vierte la masa en el molde y colócalo en el horno, a una altura media, y mantenlo 180º a lo largo de unos treinta y cinco minutos. Si el molde escogido es el cuadrangular, agrega cinco-diez minutos más de horneado, por el hecho de que al quedar más alto el bizcocho, tarda un tanto más en enhornarse.

Por último, para saber si está a la perfección hecho, haz la prueba del palillo: pincha con un mondadientes el bizcocho, y si sale sin restos pegados, está ya listo. Si no es de esta manera, déjalo unos minutos más. Apaga el horno, saca el bizcocho y déjalo descansar por lo menos treinta minutos.

 

Cómo preparar el bizcocho esponjoso de queso y youghourt

Tiempo: 45 minutos

Nivel de dificultad: fácil

Sirve, admira y degusta:

Tras el reposo inicial, ya puedes desmoldarlo sin inconvenientes. Puedes tomarlo temperado o bien totalmente frío, cortado en rodajas, e inclusive acompañado con tu mermelada preferida, le viene excelente

Se puede preservar a lo largo de múltiples días a temperatura entorno, mejor guardado en un recipiente hermético a fin de que no se reseque demasiado. De todas y cada una maneras, te garantizamos que durará poco en la cocina de lo exquisito que está.

Más versiones de la receta de bizcocho muy jugoso de queso y yogur:

Como se hace con las tartas de queso, puedes aromatizarlo sutilmente. Agrega ralladura de naranja o bien de limón, o bien incorpora un youghourt que no sea natural, sino más bien de algún sabor que te guste, y ya tienes tu bizcocho de queso totalmente reinventado.

Y si te apetece preparar otros bizcochos con la medida del iogur, anímate y prueba los bizcochos que hemos preparado.

Últimos consejos:

Lo más probable es que se haya bajado un tanto el volumen de la zona central, algo normal debido al queso. Si le agregas menos queso se bajará menos, mas ¿quién está presto a sacrificar ese exquisito sabor a tarta de queso? Asimismo puedes enhornarlo a menor temperatura y de esta forma se sostendrá más estable, mas va a tardar más tiempo y podría resecarse un tanto si no controlas bien el calor.

MÁS RECETAS DELICIOSAS:

Deja un comentario