Cómo hacer donuts caseros tiernos y deliciosos. Receta sencilla paso a paso

El planeta de las masas es increíble y a mi particularmente las que más me agrada preparar son las que precisan levado, o sea, en las que se usa diastasa fresca o bien seca de panadero y deben descansar para medrar y lograr de este modo la mejor textura posible. Panes y pizzas son las masas que más suelo preparar en casa mas en ocasiones me apetece realizar alguna receta dulce como esta.

Aprende de qué forma hacer donuts caseros tiernos y exquisitos con mi receta punto por punto. Es fácil si bien requiere sus procesos y tiempos y no hay duda de que la experiencia ayuda mucho, mas si bien sea la primera vez que os encaráis a algo de esta forma, os aseguro que siguiendo cada punto de la receta vais a lograr un resultado exquisito.

Los donuts quedan súper tiernos, con una capa exterior con un punto de crepitante muy bueno y como conclusión un glaseado sencillísimo con el que se logra un resultado afín a los que venden industriales mas evidentemente mucho más ricos y con la enorme ventaja de que conocemos los ingredientes que llevan.

Si te agrada el planeta de las masas te invito a preparar recetas como nuestras mejores recetas de pizza con masa de pizza casera, el tierno pan de jamón venezolano relleno, la coca de verduras, o bien una exquisita focaccia italiana con queso roquefort y yerbas aromatizadas.

Si buscas panes debes preparar el muy rico y tierno pan casero de avena en molde, el pan de molde integral con semillas y frutos secos, el rústico pan casero en cazuela, el pan de hamburguesa casero y el los bagels neoyorkinos.

Y yéndonos al terreno dulce, una receta afín en el proceso inicial son las tradicionales Monas de Pascua o bien hornazos, propios de Murcia, y en lo que se refiere a masa frita te encantarán los tradicionales churros con chocolate a la taza y los crullers franceses o bien pasteles trenzados de pasta choux.

Lista de ingredientes necesarios para la receta de donuts caseros tiernos y deliciosos paso a paso (28 unidades con cortador de 8 cm):

  • cuatrocientos gr de harina de trigo de fuerza. Para saber si es de fuerza, basta mirar la información nutricional en el propio bulto y donde señala las proteínas
  • debe apuntar más de once gr.
  • doscientos cincuenta ml de leche
  • Ralladura de la piel de 1/2 naranja.
  • Ralladura de la piel de 1/2 limón.
  • 1/2 rama de canela. Asimismo podéis emplear las semillas de una vaina de vainilla si lo preferís.
  • 1 pizca de sal.
  • doce gr de diastasa fresca.
  • 1 huevo M.
  • sesenta gr de mantequilla.
  • sesenta gr de azúcar glas.
  • Rebosante aceite para freír.
  • Para el glaseado:
  • setenta y cinco gr de azúcar glas.
  • dos cucharadas soperas de leche.

Preparación, cómo hacer donuts caseros tiernos y deliciosos paso a paso:

Saca la mantequilla de la nevera a fin de que no esté fría.

Lava bien la naranja y el limón y ralla la mitad de la piel de cada uno de ellos con un buen rallador.

Pon la leche en un cazo así como la ralladura de la naranja y el limón y la rama de canela. El fuego enciéndelo a temperatura alta y el cuanto hierva la leche (comenzará a burbujear un tanto) retira el cazo del fuego y espera a que se temple.

Aromatizamos la leche

La idea es lograr que la leche esté a una temperatura entre veinticinco grados y treinta grados a fin de que al entremezclarla con la diastasa esta no pierda efecto. Si no tienes termómetro de cocina sencillamente toca la leche y cuando la aprecies solo un tanto más fría que tu temperatura anatómico ya va a estar lista para emplearse.

Pasa la leche por un colador a fin de que se queden en él la canela y las ralladuras de los cítricos.

Desmenuza un tanto la diastasa con tus dedos, incorpórala a la leche y remueve con una cuchase hasta el momento en que se disuelva.

Colamos la leche y agregamos la diastasa desmenuzada

Si la mantequilla está fría o bien no la has sacado con suficiente antelación, ponla en un recipiente y al microondas unos pocos segundos (cinco, diez o bien aun veinte en dependencia de lo fría que esté), hasta el momento en que la veas que está mantecosa mas no fundida ni líquida. La queremos en lo que se acostumbra a llamar punto pomada.

En el bol en el que la vayas a amasar (así sea a mano o bien con amasadora) pon los ingredientes secos: la harina, la sal y el azúcar glas. Mézclalos con una cuchase.
Incorpora al bol la leche con la diastasa, el huevo y la mantequilla.

Ya tenemos todos y cada uno de los ingredientes de la masa de los donuts en el bol

Ahora llega el instante de amasar, para esto puedes decantarse por 2 opciones:

Si lo haces con una amasadora eléctrica sencillamente ponla a velocidad baja a lo largo de cinco minutos y después otros cinco minutos más a velocidad media hasta el momento en que la masa tenga un aspecto homogéneo y apenas esté pegajosa.

Si lo harás a mano, primero mézclalo todo con una cuchase a fin de que los ingredientes se vayan compactando, y cuando veas que ya no hay líquido en la masa pues se ha absorbido puedes pasarla a una superficie limpia para amasarla a lo largo de unos diez minutos hasta el momento en que logres una masa con textura homogénea y suave, aplastándola y cogiendo pliegues de los laterales y doblándolos cara el centro. Si se queja mucho solo debes dejarla descansar cinco o bien diez minutos y regresar a amasarla. No caigas en el fallo de echarle más harina por el hecho de que le vas a estar quitando esponjosidad al resultado final.

Haz una bola con la masa y déjala nuevamente en el bol tapada con papel largo o bien un paño húmedo. Últimamente estoy usando gorros de ducha de los trasparentes de un solo uso por el hecho de que se amoldan sensacional al bol y se pueden volver a utilizar cuantas veces se quiera.

Dejamos descansar la masa a fin de que fermente

Deja que fermente cerca de 1 hora y media o bien dos horas, más o menos hasta el momento en que doble el volumen. Para esto lo idóneo es que el bol esté en un lugar caluroso (mas sin sol directo) y sin corrientes de aire.

Una vez la masa haya subido, pásala a la encimera y amásala un tanto a fin de que salga el aire que se ha creado en su interior, con un minuto haciéndolo tienes suficiente.

Estírala con un rodillo poquito a poco a fin de que no se desgarre, en tanto que es una masa que conforme la vas estirando se prosigue encogiendo un tanto. Con paciencia en unos minutos la vas a tener plana y estirada, hasta el momento en que su grosor sea de más o menos un centímetro.

Para recortar los donuts usa un cortador redondo de ocho o bien diez cm de diámetro (el mío es de ocho y verdaderamente es un aro de emplatar), si bien puedes emplear una lata o bien cualquier cosa que te asista a recortarlos. Para el orificio interior usa un tapón redondo o bien algo de afín tamaño ( he usado un accesorio del prensador de ajos que tengo, lo veía bastante apropiado).

Ve cortando los donuts poniendo el cortador encima y virándolo un tanto a fin de que la masa quede de manera perfecta cortada. Haz lo mismo con el centro.

Vamos cortando los donuts

Cuando ya no puedas recortar más donuts recoge los restos de masa de alrededor y los excedentes de los orificios, júntalos nuevamente amasando un tanto, estira y corta más donuts, de esta manera hasta acabar con la masa. Si te queda un pedazo pequeñísimo, guárdalo pues te servirá para saber después si el aceite para freírlos está a la temperatura conveniente.

Yo los fui poniendo en pedazos de papel de horno pues pensaba echarlos con el propio papel después a freír mas por último no hizo falta en tanto que se transportan bien con la mano y no se desfiguran conque sencillamente podéis dejarlos sobre una lámina de papel de horno, sin precisar cortarla en pedacitos.

Dejamos descansar los donuts

Cúbrelos con un paño de algodón y déjalos descansar entre 1 hora y 1 hora y media hasta el momento en que veas que han subido y están un tanto hinchados y tensos.

En una sartén honda o bien cazo echa rebosante aceite, pon el fuego fuerte y cuando el aceite esté bien caliente (sin que llegue a humear), ya lo tienes listo para freír los donuts. Si tienes un termómetro de cocina vas a poder medir la temperatura del aceite y comenzar a freír cuando llegue a ciento setenta grados , y si no siempre y en todo momento puedes echar ese pedacito de masa que siempre y en toda circunstancia sobra, si se quema velozmente es que está realmente fuerte el aceite y si burbujea poco es que le falta un tanto de temperatura.

Cuando tengas el aceite preparado ve echando en él tandas de donuts, suelo poner cuatro o bien cinco al unísono de manera que no se rocen unos con otros y se puedan cocinar bien.

Ve levantando alguno en ocasiones para revisar si están dorados (acostumbran a tardar entre 1 minuto y medio y dos minutos), y en ese instante dales la vuelta.

Conforme estén listos sácalos con una espumadera y déjalos en un plato con papel de horno a fin de que recoja el exceso de aceite. Como salen muchos donuts y lo que no hay que hacer es poner unos encima de otros, tengo aparte preparada una reja conque en el momento en que un plato se ha llenado, mientras que preparo la próxima tanda los voy pasando a la reja a fin de que acaben de enfriarse, cambio la servilleta del plato y ya lo tengo listo para percibir la próxima tanda. Cuidado con no quemarte si coges alguno que termina de salir del aceite.

Freímos los donuts

De esta forma tal como están exquisitos para mi gusto si bien apenas dulces, con lo que si os agradan de esta manera ya los tenéis listos mas si deseáis dejarlos como los donuts tradicionales os animo a preparar el glaseado.

Prepara el glaseado calentando la leche en un recipiente a lo largo de unos pocos segundos en el microondas. Incorpora el azúcar glas y mezcla con una cuchase o bien unas varillas hasta el momento en que tenga un aspecto homogéneo y sin grumos.

Ve mojando los donuts en el glaseado. Generalmente tienen un lado más bonito que el otro conque mójalos del lado «bonito» y déjalos secando sobre una reja con el lado «menos bonito» cara abajo.

Mojamos los donuts en el glaseado

En pocos minutos el glaseado se va a haber secado y cristalizado sobre los donuts.

Tiempo: 4 horas y media (pero no te asustes, ahí incluyo mucho tiempo de reposo)

Nivel de dificultad: fácil

Sirve, admira y degusta:

Cómetelos calientes, temperados o bien fríos mas procura que sea en esas primeras horas por el hecho de que es cuando más ricos están. Los que te sobren puedes guardarlos en un recipiente cerrado para eludir que se sequen en demasía, si bien al día después no van a estar igual que recién hechos. Asimismo puedes congelarlos sin inconvenientes, si vas a hacerlo te invito a que sea cuando se enfríen y lo antes posible a fin de que al descongelarlos estén como recién hechos.

Creo que la palabra ternura se queda corta para acotar la deliciosa textura que tienen estos donuts. Por fuera tienen una ligera capa un tanto restallante que hace un contraste fabuloso y el conclusión es el fácil glaseado que se cristaliza en pocos minutos y que hace que estén de auténtico… ¡escándalo!

Donuts caseros tiernos y deliciosos. Receta sencilla paso a paso

Más versiones de la receta de donuts caseros tiernos y deliciosos paso a paso:

Puedes aromatizarlos como prefieras, agregando o bien reemplazando ciertos ingredientes que he empleado (ralladura de cítricos, canela). Por servirnos de un ejemplo usa las semillas de una vaina de vainilla o bien un tanto de vainilla líquida e inclusive agua de azahar, la que se emplea en el tradicional Roscón de Reyes y que tan bien le queda a la masa.

Puedes darles el tamaño que prefieras, desde mini-donuts con un cortador más pequeño hasta dejarlos con el tamaño igual que el mío mas más gruesos. Asimismo puedes substituir el glaseado por una cobertura de chocolate y diseminar por encima pedacitos de frutos secos por poner un ejemplo.

Últimos consejos:

La fermentación de las masas siempre y en toda circunstancia es un tema complejo sobre todo para quien no está acostumbrado a trabajarlas, mas no hay de qué preocuparse. La temperatura influye bastante y en verano va a haber que buscar estancias más frescas para dejar la descansar la masa, mas en invierno las vamos a poner en estancias cálidas o bien aun se puede encender el horno cinco minutos a treinta grados , apagarlo y dejar dentro el bol con la masa a fin de que suba. Eso si, no hay que llegar jamás a la sobrefermentación, con lo que cuando más o menos haya doblado el volumen hay que continuar avanzando con la receta.

Amasar es muy simple, mas si no sabes de qué forma hacerlo te sugiero por servirnos de un ejemplo que vayas presionándola con tus manos en el centro y después vayas doblando los extremos cara dentro tal y como si fuera un hatillo, y de esta manera repite hasta el momento en que la masa vaya quedando llana y homogénea. No te estreses y goza de ello por el hecho de que si bien en un comienzo las masas puedan parecer algo indomesticable, conforme las vas amasando se convierten hasta tener una textura suave y realmente agradable.

MÁS POSTRES DELICIOSOS:

Deja un comentario