Cómo hacer torrijas caseras de pan y leche, las tradicionales

En la gastronomía de España, resaltan la cantidad de dulces y postres que podemos localizar, cada uno de ellos propio de una zona geográfica o bien de una data señalada, y la mayor parte se preparan con los más elementales ingredientes, puesto que eran los que estaban más a mano cuando la receta comenzó a tomar forma y costumbre.

Las torrijas caseras tradicionales son el postre por antonomasia de la cuaresma y Semana Santa, están elaboradas de la manera más fácil y con ingredientes fáciles, y semeja patraña que sean un mordisco tan exquisito, sobre todo para los más golosos. Además de esto asimismo puedes prepararlas al horno siguiendo nuestra receta de torrijas de leche caseras al horno, se preparan prácticamente igual que las fritas y quedan tiernas y jugosas.

Es una genuina receta de aprovechamiento puesto que se emplean rebanadas de pan duro, o sea, que lleve múltiples días por casa, y mojadas en leche o bien vino, se rebozan en huevo y se fríen. Mas si deseas subir el nivel de tus torrijas te invito a que prepares nuestro pan casero para torrijas, muy simple de preparar y que en verdad es el que he usado en esta receta en tanto que no hay un pan mejor para lograr unas torrijas jugosas.

La manera de dulcificarlas una vez fritas abre un sinnúmero de posibilidades, desde la mezcla de canela y azúcar o bien la miel, hasta los almíbares caseros o bien, para quienes desean crear, por qué razón no servirlas con mermeladas, chocolate, frutas o bien aun rellenas. ¿Cuál es tu forma preferida de presentarlas?

Si te agrada preparar dulces  y postres tradicionales, inspírate con la exquisita quesada pasiega, la tarta de manzana con crema pastelera y masa quebrada, el tradicional arroz con leche o bien unas magdalenas caseras y esponjosas.

Y si lo prefieres, prepara una merienda singular con nuestro bizcocho de yogur natural, el conocido Roscón de Reyes en Navidad, o bien la increíble tarta de la abuela con chocolate, galletas y natillas.

Lista de ingredientes necesarios para hacer torrijas caseras de pan y leche, las tradicionales (unas 20 torrijas):

  • Entre setecientos cincuenta gr y 1 kg de barra de pan del día precedente o bien aun de hace dos días, que esté dura. Hay panes singulares que venden en ciertas confiterías cuando se aproxima Semana Santa y que son singulares para torrijas, mas lo cierto es que con una barra de pan con mucha miga (y cuanto más compacta mejor) y que esté dura, salen realmente bien.
  • 1 rama de canela.
  • La piel de 1 limón.
  • 1 litro de leche entera.
  • ochenta gr de azúcar.
  • dos huevos.
  • Canela molida y azúcar para espolvorear y caramelizar al final.
  • Aceite de semillas o bien de girasol.

Preparación, cómo hacer la receta de torrijas caseras de pan y leche, las tradicionales:

Pela un limón procurando que la piel quede con el mínimo posible de parte blanca a fin de que no amargue.

La primera cosa que haremos es infusionar la leche. Ponla en un cazo a fuego medio-alto así como la rama de canela y la piel del limón hasta el momento en que hierva.

En el momento en que haya hervido retira el cazo del fuego, agrega el azúcar y remuévelo todo. Deja que repose tapado hasta el momento en que se enfríe o bien, si tienes tiempo, 2 horas a fin de que la leche quede lo más aromatizada posible.

Retira la rama de canela y la piel de limón de la leche.

Corta el pan en rodajas gruesas de unos dos cm cuando menos de grosor.

Ahora pone las rebanadas de pan en un recipiente extenso (por poner un ejemplo una fuente de horno puede servirte), y vierte la leche por alrededor a fin de que se empapen, y dales la vuelta a fin de que empapen asimismo por la otra cara.

Eso sí, no las dejes un buen tiempo ahí empapando por el hecho de que podrían ablandarse demasiado, con lo que el resto del proceso que nos queda ha de ser veloz.

Pon rebosante aceite a calentar en una sartén para freír las torrijas.

Casca los huevos, bátelos y ve pasando por ahí las torrijas una a una por los dos lados, y de ahí a la sartén con el aceite bien caliente. No hagas muchas torrijas al unísono a fin de que el aceite no baje de temperatura, de este modo te asegurarás una fritura perfecta.

Preparando la leche y las torrijas

Fríelas por los dos lados, y cuando estén doradas ve dejándolas en una superficie con papel absorbente a fin de que escurran el exceso de aceite.

Friendo las torrijas y pasándolas por azúcar y canela

Torrijas recién fritas sobre papel absorbente

Mezcla en un plato canela y azúcar por igual, y mientras que todavía están calientes las torrijas rebózalas en esa mezcla.

Torrijas caseras recién hechas

Finalmente, justo en el momento de servirlas y cuando ya están en el plato, me agrada espolvorear más azúcar por encima y caramelizarlo con un soplete. De esta forma queda una capa restallante por encima que contrasta excelente con la textura blandita de la torrija.

Echamos un poco de azúcar por encima de las torrijas

Caramelizando las torrijas con el soplete

Torrijas caramelizadas con una capita restallante de azúcar

Tiempo: 30 minutos, más al menos 30 minutos para que se enfríe la leche

Nivel de dificultad: fácil

Sirve, admira y degusta:

Lo idóneo es servirlas recién hechas y calientes, si bien hay a quien le agrada comérselas frías. Y si te sobran y ya lo sabes anticipadamente, reserva un tanto de la leche infusionada, y cuando las tengas hechas, guarda las torrijas excedentes en la leche a fin de que se sostengan blanditas.

Si bien es un postre propio de Semana Santa, para los más golosos es un postre que debería comerse todo el año, si bien siempre y en toda circunstancia con medida por el hecho de que resulta muy calorífico. Indudablemente es uno de esos postres para gozar en familia o bien con los amigos, y se presta a preparar mucha cantidad de una vez.

Torrijas caseras de pan y leche, las tradicionales

Más versiones de la receta de torrijas caseras de pan y leche, las tradicionales:

Si nos ajustamos a las torrijas más tradicionales, pocas variaciones admiten, mas normalmente en el planeta de las torrijas las posibilidades son innumerables. Con almíbar, vino, miel, vainilla o bien jugo de naranja, aun con chocolate, frutas o bien licores, y hasta rellenas de crema. Ponte a crear y prepara tus torrijas adaptadas.

Últimos consejos:

Es esencial que el pan escogido tenga bastante miga y espesa a fin de que absorba la leche mas sostenga su estructura. Y sobre todo no lo dejes demasiado tiempo a remojo para eludir que se reblandezca demasiado y se quiebre.

Cuando vayas a freír las torrijas, hazlo en tandas pequeñas, por servirnos de un ejemplo las hice de dos en dos. Esto es para eludir que el aceite baje de temperatura y, en lugar de freírse apropiadamente y quedar crepitantes, comiencen a absorber aceite. Es indudablemente el mayor fallo en el momento de freír, puesto que cuando el aceite está bien caliente y las tandas son pequeñas, los comestibles se fríen súper veloz y quedan perfectos, sin excesos de aceite en su interior.

MÁS POSTRES DELICIOSOS:

Deja un comentario