Crumble de fresas, la receta más fácil

El crumble es un pastel con fruta, nada más y nada menos. Lo sorprendente es de qué forma algo de apariencia tan fácil oculta una de las recetas más exquisitas que se pueden realizar con frutas en el horno.

La idea del crumble es unir 2 texturas extremas: por una parte, la base de frutas que, al enhornarse, queda exquisitamente blandita y caramelizada; por otra parte, la cobertura elaborada con harina, avena, azúcar y mantequilla queda restallante y sabrosa. Además de esto, se trata de un postre ideal para usar las frutas que han madurado demasiado, puesto que para enhornarlas lo mejor es que no estén muy verdes.

Este crumble de fresas es una receta muy simple de preparar, y con apenas veinte minutos de horno está ya lista. Aprovecha en primavera que es la época de la fresa, y prepara esta exquisita receta, a la que puedes agregarle frutos colorados o bien otras frutas que te agraden. En verdad el crumble por antonomasia es el conocido crumble de manzana o bien apple crumble, cuya base de manzana sutilmente caramelizada está de… escándalo!

Si te agradan los postres con frutas, y en tanto que estamos con fresas, prueba esta muy, muy rica tarta de fresas con masa quebrada y coulis de fresa. Pasando a las manzanas, prueba la receta de la conocida la tarta tatin de manzana, que es una «tarta invertida» que se enhorna con la base encima, o bien la tradicional tarta de manzana con una base de bizcocho sólido, con un resultado muy, muy jugoso y que la transforma en la versión más simple y veloz de todas y cada una de las que existen.

Además de esto, una vez aprendes a preparar el sencillísimo crumble, puedes usarlo para darle el toque restallante a otros postres, como en esta panacota o bien pannacotta de calabaza con restallante de galletas y avena. Y si deseas aprovechar las fresas que te han quedado maduras, prepara de forma casera tu mermelada casera para acompañar una increíble tarta de queso al horno.

Lista de ingredientes necesarios para el crumble de fresas, la receta más fácil (molde de 22 cm de diámetro o repartido en varios moldes como en la fotografía):

  • setecientos cincuenta gr de fresas (mejor si están maduras).
  • ciento veinte gr de harina de trigo.
  • sesenta gr de copos de avena.
  • setenta gr de mantequilla.
  • sesenta gr de azúcar.
  • Ralladura de la cascarilla de medio limón, y un tanto asimismo de naranja.
  • Helado, youghourt o bien nata para acompañar, lo que más te guste

Preparación, cómo hacer la receta de crumble de fresas:

Lava las fresas esmeradamente bajo un chorro de agua fría y córtales el rabito verde. Déjalas escurrir y pártelas por la mitad, o bien en cuartos si son muy grandes.

Precalienta el horno a lo largo de diez minutos a ciento ochenta grados .

Para realizar la masa del crumble mezcla en un bol la harina con los copos de avena y el azúcar con la ayuda de una cuchase. Ahora incorpora la mantequilla en pedazos (ha de estar recién sacada de la nevera), y empieza a amasarlo todo con tus dedos procurando que el resultado sea una suerte de «migas«, con los ingredientes bien mezclados entre sí.

 

Cómo preparar el crumble de fresas

Forra un molde de horno (o bien múltiples, como puedes ver en las fotografías) con papel de horno o bien engrásalo con un tanto de mantequilla y agrega las fresas, que formen una base aproximadamente compacta.

Ralla la piel del limón y la naranja y repártela por sobre las fresas. Agrega las migas del crumble de manera que cubran plenamente las fresas.

 

Preparando la receta del crumble de fresas

Enhorna a lo largo de veinte minutos, hasta el momento en que la superficie esté sutilmente dorada. Sácalo del horno y déjalo descansar cuando menos diez minutos a fin de que se temple, se puede tomar tanto caliente como frío.

 

Crumble de fresas recién salido del horno

 

 

 

 

Crumble de fresas recién horneado

Tiempo: 35 minutos

Nivel de dificultad: fácil

Sirve, admira y degusta:

Puedes tomar el crumble de fresas solamente sacarlo del horno, tras los minutos de reposo, pues calentito está exquisito. Mas asimismo puedes comerlo cuando se haya enfriado absolutamente, esto ya va en gustos.

No olvides acompañarlo de helado, youghourt o bien nata. Un truco: a mí me chifla con yogur heleno, y lo que hago es introducir el iogur en el congelador al tiempo que el crumble en el horno, para sacarlo cuando el crumble esté ya en la mesa. De esta manera logras que el iogur heleno esté levemente congelado mas mantecoso.

 

Crumble de fresas, la más fácil

Variaciones de la receta de crumble de fresas:

Una alteración exquisita con la que puedes crear a tu gusto es incluir frutos secos en pedacitos a las «migas» (nueces, avellanas…), o bien más matices como por servirnos de un ejemplo de canela o bien vainilla.

Y como es lógico puedes substituir las fresas por otra fruta, como manzanas, cerezas o bien peras, te va a quedar increíble.

Últimos consejos:

Hornéalo solo el tiempo preciso, lo bastante a fin de que el crumble esté restallante mas las fresas no se resequen ni pierdan jugosidad. Sácalo del horno cuando el crumble esté sutilmente dorado, y déjalo enfriar unos minutos

Para «aligerar» esta receta y hacerla un tanto más light, puedes realizar el crumble con menos azúcar, y acompañar con un youghourt poco graso. Si te chiflan las fresas, con estos cambios van a ganar estrellato y el sabor proseguirá siendo exquisito.

Puedes preservarlo a lo largo de tres-cuatro días en la nevera, mas recuerda sacarlo cuando menos treinta minutos ya antes de tomarlo. Si te apetece calentito, ponlo unos minutos en el horno o bien aun ciertos segundos en el microondas.

MÁS RECETAS DE POSTRES DELICIOSOS:

Deja un comentario