Monas de Pascua u hornazos. Receta tradicional murciana

Nuestra gastronomía está llena de recetas tradicionales para cualquier acontecimiento y temporada del año. En Semana Santa lo más habitual son las recetas con bacalao, espinacas y sobre todo dulces como las torrijas o bien los buñuelos que se realizan con los ingredientes más básicos y que, si se preparan en casa, son una genuina exquisitez.

Estas Monas de Pascua o bien hornazos son propios de Murcia en Semana Santa y asimismo de más zonas, si bien charlaré de de qué forma los preparamos en mi tierra pues los conozco bien. Se trata de una masa muy afín a la que se emplea para las toñas o bien los panes quemados, con la peculiaridad de que se pone un huevo en el centro que da un carácter muy curioso al resultado final. Nosotros las acostumbramos a comer el Domingo de Pascua (si bien en otros sitios la tradición es el primer día de la semana) y lo mejor de todo es acompañarlas con unas onzas de chocolate o bien ir mojándolas en una rica taza de chocolate caliente.

Si te agrada preparar dulces tradicionales, inspírate con la exquisita quesada pasiega, las tradicionales torrijas caseras de pan y leche, la tarta de manzana con crema pastelera y masa quebrada, el arroz con leche, la crema catalana o bien unas magdalenas caseras y esponjosas.

Asimismo están muy, muy ricas  la leche frita o bien la quesada pasiega, sin olvidar el tradicional flan de huevo casero. Y en Navidad goza realizando nuestras figuritas de mazapán casero o bien los mantecados caseros tradicionales.

Lista de ingredientes necesarios para la receta de Monas de Pascua u hornazos tradicionales murcianos (4 unidades):

  • 315 gr de harina de fuerza.
  • 1 cucharadita de postre de ralladura de limón.
  • 1 cucharadita de postre de ralladura de naranja.
  • 50 ml de leche.
  • 50 ml de agua.
  • 7 gr de levadura fresca.
  • 25 gr de aceite de oliva.
  • 1 huevo.
  • 50 gr de azúcar y un poco más para espolvorear por encima al final.
  • 2,5 gr de sal.
  • 1 yema de huevo y un poco de leche para pincelar las monas.

Preparación, cómo hacer Monas de Pascua u hornazos tradicionales murcianos:

En un bol pon la leche y el agua, que habrán de estar a temperatura entorno. Si están friísimas puedes calentarlas apenas cinco segundos en el microondas a fin de que se templen.

Agrega la diastasa y con ayuda de una cuchase disuélvela en los líquidos removiendo.

Incorpora asimismo el aceite de oliva, el huevo, el azúcar y la ralladura de la piel de naranja y de limón.

Mezcla levemente estos ingredientes, puede ser aun con una cuchase, sencillamente a fin de que se rompa la yema del huevo y se vaya disolviendo bien el azúcar.

Vamos agregando los ingredientes de las monas de pascua al bol

Agrega la harina y la sal y empieza a amasar, para esto puedes decantarse por 2 opciones:

Si lo haces con una amasadora eléctrica sencillamente ponla a velocidad baja a lo largo de cinco y después otros cinco minutos más a velocidad media hasta el momento en que la masa tenga un aspecto bastante homogéneo y no esté pegajosa.

Si lo harás a mano, primero mézclalo todo con una cuchase a fin de que los ingredientes se vayan compactando, y cuando veas que ya no hay líquido en la masa por el hecho de que se ha absorbido puedes pasarla a una superficie limpia para amasarla a lo largo de unos diez minutos hasta el momento en que logres una masa con textura homogénea y suave, aplastándola y cogiendo pliegues de los laterales y doblándolos cara el centro. Si se queja mucho solo debes dejarla descansar cinco o bien diez minutos y regresar a amasarla. No caigas en el fallo de echarle más harina pues le vas a estar quitando esponjosidad al resultado final.

Haz una bola con la masa y déjala nuevamente en el bol tapada con papel largometraje o bien un paño húmedo. Deja que fermente en torno a 1 hora y media o bien dos horas, más o menos hasta el momento en que doble el volumen. Para esto lo idóneo es que el bol esté en un lugar caluroso y sin corrientes de aire.

Ya tenemos la masa amasada y lista para fermentar

Una vez la masa haya subido, divídela en cuatro partes iguales. Amasa cada parte un tanto y déjala primero con forma de bola y después hazla rodar por la superficie de trabajo a fin de que tome una forma un tanto más cilíndrica. Haz lo mismo con las cuatro y colócalas sobre un papel de horno.

Aplástalas con tus manos y, si lo precisas, ayudándote de un rodillo para lograr darles la manera terminante que es un tanto ovalada y con un grosor aproximado de medio centímetro.

Tápalas con un paño y déjalas descansar en torno a 1 hora a fin de que se llenan un poco.

Debemos darles esta forma a las monas ya antes de la última fermentación

Mientras que cuece los huevos, para esto ponlos en un cazo, cúbrelos con agua y pon el cazo a fuego medio. Cuando comience el agua a hervir cuenta diez minutos.

Sácalos del cazo de forma cuidadosa de no quemarte.

Mezcla en un recipiente la yema de huevo con una cucharada sopera de leche y con esto pinta con un pincel de cocina las monas de pascua.

Precalienta el horno a ciento ochenta grados con calor arriba y abajo y ventilador.

Espolvorea un tanto de azúcar al gusto por encima y pone en el centro de cada mona uno de los huevos que habíamos cocido, aplastándolos un tanto a fin de que queden bien pegados a la masa.

Ya tenemos las monas listas para entrar al horno

Cuando el horno esté a ciento ochenta grados pon las monas de pascua con su papel encima de una bandeja de horno y también introdúcela en el horno a media altura.

Hornéalas entre doce y quince minutos. Como tardan tan poco lo idóneo es que las observes y, si ves que se están dorando demasiado (han de estar doraditas por el azúcar y el huevo, mas no quemarse o bien oscurecerse) y no han llegado ni a diez minutos, pone encima papel de aluminio a fin de que se prosigan enhornando mas sin quemarse.

Saca la bandeja del horno cuando estén listas, déjalas que se enfríen cinco minutos y después colócalas en una reja a fin de que acaben de enfriarse.

Tiempo: 3 horas y 30 minutos (pero no te asustes, ahí incluyo mucho tiempo de reposo)

Nivel de dificultad: fácil

Sirve, admira y degusta:

Espera a que se enfríen por completo y ya puedes comerlas. Si has preparado muchas o bien si son de la noche a la mañana puedes guardarlas en una bolsa o bien recipiente cerrado en la nevera, mas si las preparas con mucha antelación asimismo puedes congelarlas pues después descongelan sensacional, como cualquier otro bizcocho o bien pan.

Verdaderamente el huevo no se come con la mona, es sencillamente un huevo crudo y como tal lo empleamos como tal para alguna ensalada o bien cualquier otra preparación. La Mona de Pascua se puede comer tal como si bien lo idóneo es acompañarla de chocolate, así sea ciertas onzas de tableta o un buen chocolate caliente para ir mojándolas, están de… ¡escándalo!

Monas de Pascua u hornazos. Receta tradicional murciana

Monas de Pascua u hornazos murcianos

Más versiones de la receta de Monas de Pascua u hornazos tradicionales murcianos:

En muchas casas las preparan sin ralladura mas a mi me agradan considerablemente más de este modo, e inclusive siempre y en toda circunstancia he estado tentada de incorporar una cucharadita de agua de azahar como al Roscón de Reyes por el hecho de que le iría sensacional, si te apetece puedes probar esta variación.

Asimismo puedes dividir la masa únicamente en 2 y de este modo conseguir 2 monas más grandes, y como es lógico puedes pintar los huevos con colorante para darles una decoración más atractiva.

Últimos consejos:

La fermentación de las masas siempre y en todo momento es un tema complejo sobre todo para quien no está acostumbrado a trabajarlas, mas no hay de qué preocuparse. La temperatura influye bastante y en verano va a haber que buscar estancias más frescas para dejar la descansar la masa, mas en invierno las vamos a poner en estancias cálidas o bien aun se puede encender el horno cinco minutos a treinta grados , apagarlo y dejar dentro el bol con la masa a fin de que suba. Eso si, no hay que llegar jamás a la sobrefermentación, conque cuando más o menos haya doblado el volumen hay que proseguir avanzando con la receta.

Amasar es muy simple, mas si no sabes de qué forma hacerlo te sugiero por poner un ejemplo que vayas presionándola con tus manos en el centro y después vayas doblando los extremos cara dentro tal y como si fuera un hatillo, y de esta forma repite hasta el momento en que la masa vaya quedando llana y homogénea.

Deja un comentario