Tarta de queso con caramelo salado y nueces. Receta sin horno

Hay pocos postres tan conocidos, versionados y degustados como la tarta de queso. Con horno, sin horno, con o bien sin base de galletas, en compañía de alguna mermelada, al estilo New York cheesecake o bien «a mi manera», la cuestión es que prácticamente todos los que nos consideramos un tanto cocinillas hemos elaborado la nuestra.

Esta tarta de queso con caramelo salobre y nueces es una receta sin horno y, qué os puedo decir, creo que he encontrado mi tarta de queso preferida, y eso es mucho decir, puesto que llevo toda mi vida catándolas de todos las clases y sabores y en mil y un lugares diferentes. Se que me agrada tanto pues el relleno resulta muy, muy cremoso y sabe mucho a queso, que para mi es lo más esencial.

Y como conclusión, un exquisito caramelo salobre casero, que para mi hace la combinación perfecta con esta tarta, más que cualquier otra cobertura, si bien esto ya va en gustos. Finalmente el punto crujiente de las nueces le queda ideal. En suma, está de auténtico… ¡escándalo!

¿Por qué razón hacer una tarta de queso con cuajada? Personalmente, al revés de lo que ocurre con la gelatina, me da la sensación de que la textura queda más mantecosa y creo que es algo esencial en una tarta de queso, puesto que no deseamos que recuerde a un flan o bien gelatina. Además de esto la cuajada es sencillísima de usar, lo verás en la receta

¿Por qué razón emplear el mínimo azúcar posible? Pues no hay solamente terrible que una tarta de queso que no sabe a queso y va cargadísima de azúcar. Usa un buen queso crema y olvídate de emplear grandes cantidades de azúcar, verás de qué manera el relleno queda exquisito de sabor y cumpliendo con lo que se trata: preparar una tarta de queso que sepa a queso de veras

Si te agrada preparar dulces, no tienes más que preguntar nuestra sección de postres para ampliar tu recetario, y más en concreto las tartas que de forma casera y fácil hemos ido realizando, como nuestras muy, muy ricas tartas de queso: la tradicional tarta de queso al horno, la tarta de Oreo y queso fría sin horno, y la tarta de queso fría con arándanos, cuya receta es muy afín a esta que prepararemos.

Asimismo hemos preparado otras exquisiteces como la tarta de manzana con crema pastelera y masa quebrada o bien la conocida tarta de zanahoria o bien carrot cake. Y para los más chocolateros, tenemos la tarta de la abuela de chocolate, galletas y natillas, la tarta de 3 chocolates y la receta original de la Tarta Sacher de Austria.

Lista de ingredientes necesarios para hacer tarta de queso con caramelo salado y nueces (molde de 23 cm de diámetro, aunque las mismas cantidades te sirven para uno de 20 cm):

  • Para la base:
  • doscientos cincuenta gr de galletas tipo María o bien las que más te agraden.
  • cien gr de mantequilla (asimismo queda bien y con acabado más jugoso usando sesenta gr de mantequilla y cuarenta ml de leche).
  • Para el relleno:
  • trescientos ml de nata para montar.
  • 1 sobre de cuajada en polvo.
  • cien ml de leche más treinta ml para disolver la cuajada.
  • setenta gr de azúcar blanco.
  • quinientos gr de queso crema.
  • Para el caramelo salado:
  • cien gr de azúcar blanco.
  • 1 cucharada sopera de agua.
  • cien ml de nata para montar.
  • diez gr de mantequilla.
  • Un pellizco de sal.
  • cincuenta gr de nueces de California peladas.

Preparación, cómo hacer la receta de tarta de queso con caramelo salado y nueces, sin horno:

Primero vamos a comenzar con el caramelo salobre. Ya antes una advertencia: jamás toques el caramelo con tus dedos y evita cualquier salpicadura o bien derrame en la piel, puedes quemarte, mas si tienes cuidado vas a ver que es sencillísimo de preparar.

En un cazo pon el azúcar así como la cucharada sopera de agua, y remuévelo a fin de que quede bien mezclado.

Pon el cazo a fuego medio y, sin remover ni hacer nada, espera a que se forme el caramelo y tome la tonalidad que prefieras. A mi me agrada oscurito a fin de que le de un toque de amargor, mas esto ya va en gustos.

Separa el cazo del fuego y también incorpora la mantequilla, nuevamente sin remover con nada mas sí moviendo el cazo a fin de que se mueva sobre el caramelo y se funda.

Calienta la nata (en otro cazo o bien en el microondas) hasta el momento en que esté prácticamente hirviendo, y viértela sobre el cazo con el caramelo y la mantequilla, y la pizca de sal. Ahora sí puedes removerlo todo bien con una espátula.

Pon nuevamente el cazo en el fuego a temperatura media dos minutos a fin de que se integre todo, removiendo algunas veces. ¡Listo! Vas a tener caramelo salobre suficiente para hacer dibujos sobre la tarta y para agregarle más después al gusto cuando vayas a servirla.

Ahora preparamos la base de la tarta. Desmenuza las galletas usando una picadora, en un mortero, presionándolas con un vaso, metiéndolas en una bolsa de plástico y pasándoles el rodillo o bien con un robot. Yo he empleado mi robot y me han quedado pulverizadas, si bien en ocasiones asimismo utilizo esta picadora pues quedan menos pulverizadas y el resultado es excelente.

 

Ponemos las galletas en un robot o vaso de batidora

 

Ya tenemos las galletas desmenuzadas

Funde la mantequilla introduciéndola unos segundos en un bol en el microondas, y cuando esté derretida vierte encima las galletas picadas y mézclalo realmente bien. Si prefieres usar parte de mantequilla y otra de leche, sencillamente funde la mantequilla y échala a las galletas conjuntamente con la leche.

Mezclamos las galletas con la mantequilla

Vierte la masa en el molde y ve presionando con una cuchase a fin de que la base quede compacta y llana. Mete el molde a la nevera mientras que preparas el relleno de la tarta a fin de que se enfríe.

 

Ya tenemos la base compactada en el molde

En un pequeño recipiente vierte el sobre de cuajada así como treinta ml de leche y remueve con una cuchara hasta el momento en que se disuelva.
En una olla pon la nata, la leche, el azúcar y el queso crema, y caliéntalo a fuego medio hasta el momento en que llegue a ebullición. Ve removiendo con un batidor de varillas de forma prácticamente continua a fin de que no queden grumos en la mezcla y eludiendo que se pegue en el fondo o bien se queme.

 

Comenzamos a preparar el relleno de la tarta

Cuando llegue a ebullición, vierte la cuajada disuelta, mézclalo todo con el batidor de varillas y, cuando vuelva a llegar a ebullición y empiecen a subir burbujas a la superficie, separa del fuego y vierte la mezcla en el molde sobre la base.

 

Ya tenemos listo el relleno de la tarta de queso

Ahora sin aguardar mucho, vierte la mitad del caramelo salobre sobre la tarta y como prefieres, bien en finas líneas o bien círculos. Recuerda no gastarlo todo en este paso por el hecho de que después te va a encantar incorporarle un tanto más de caramelo por encima en el momento en que te la vayas a comer.

Con un mondadientes rompe los trazos del caramelo, hunde el mondadientes y ve moviéndolo para lograr esa especie de remolinos que quedan tan bonitos, al unísono que logras que el caramelo penetre un poco en la tarta.

Corta las nueces (las puedes partir un poco con un cuchillo) y colócalas por encima como más te guste.

 

De esta manera decoramos la tarta, haciendo remolinos con un mondadientes y poniendo las nueces picadas encima

Deja el molde fuera de la nevera hasta el momento en que el relleno se enfríe, y cuando esté todo frío, nuevamente a la nevera a lo largo de por lo menos cuatro horas a fin de que cuaje con perfección.

Desmolda la tarta y sírvela.

 

Ya tenemos lista la tarta de queso con caramelo salado y nueces

Tiempo: 45 minutos más al menos 4 horas de reposo

Nivel de dificultad: fácil

Sirve, admira y degusta:

Puedes servirla bien fría recién sacada de la nevera, o bien sacarla treinta minutos ya antes a fin de que esté a temperatura entorno cuando llegue a la mesa. Si usas un molde desmontable como el mío, cuando la desmoldes puedes servirla en su base como vas a ver en la fotografía, puesto que hace de plato e inclusive puedes cortarla encima de él.

Es una tarta que queda cremosísima, con mucho sabor a queso y el toque del caramelo salobre es simplemente increíble así como las nueces. Creo que es la tarta de queso que más me ha agradado y he gozado de todas y cada una de las que he probado, ¡y eso que llevo toda mi vida catando!

Sencillamente está de… ¡escándalo!

 

Tarta de queso con caramelo salado y nueces. Receta sin horno

Más versiones de la receta de tarta de queso con caramelo salado y nueces, sin horno:

Las versiones de las tartas de queso son casi infinitas, y para esta receta en concreto te invito a preparar la base cada vez con unas galletas diferentes (por servirnos de un ejemplo Oreo o bien galletas con chocolate).

Aparte de las nueces puedes incluir otros frutos secos, e inclusive torrarlos ya antes de ponerlos sobre la tarta para darle un toque todavía más increíble (si eso es posible!).

Últimos consejos:

Cuando estés removiendo la mezcla del relleno, procura no batirla ni introducir aire, solo removerla. Esto es esencial a fin de que la textura final de tu tarta esté compacta y perfecta.

No me agradan nada los excesos de azúcar mas el caramelo salobre es para mi una salvedad, y si bien no te digo que llenes la tarta al máximo de esta exquisitez, sí que te sugiero que prepares un sinnúmero de caramelo salobre (multiplica los ingredientes por dos o bien cuatro), y como soporta meses en un recipiente cerrado en la despensa, siempre y en toda circunstancia lo vas a tener a mano para ponerle a tus preparaciones dulces.

MÁS POSTRES DELICIOSOS:

Deja un comentario