Tarta de queso y yogur al horno con manzana y masa quebrada

Si hay que meditar en un postre que haya sido versionado de mil formas diferentes es indudablemente la tarta de queso. Horneadas, sin hornos, con diferentes bases, texturas y acompañamientos de todo género, toda vez que esté bien hecha y estructurada es un manjar, a mi personalmente me agradan de todos y cada uno de los tipos y de ahí que experimento mucho jugando con los ingredientes y sus proporciones hasta dar con recetas como esta, con claro sabor a queso, buena textura y un acompañamiento a la altura.

Esta receta de tarta de queso y iogur al horno con manzana y masa quebrada es una tarta muy simple de preparar, queda muy, muy rica con un fabuloso sabor a queso y sin excesos dulces, y las manzanas se caramelizan un tanto para ser el conclusión perfecto. En un caso así he usado manzanas Ambrosia por el hecho de que pese al caramelizado no se deshacen y sostienen su forma y tienen un sabor dulce ideal para esta receta puesto que no quitan sabor a la una parte de queso.

Si te agradan las tartas y en especial las de queso, no te quedes sin probar ciertas que tenemos en nuestro recetario como la tradicional tarta de queso al horno, la tarta de Oreo y queso fría sin horno, la tarta de queso fría con arándanos y una de mis favoritas, la tarta de queso con caramelo salobre y nueces.

Y si lo que deseas son potres con manzana, goza cocinando y preparando la tarta de manzana con crema pastelera y masa quebrada, la tarta de manzana con hojaldre y crema pastelera o bien la apple pie o bien tarta de manzana americana. Asimismo están increíbles la tarta tatin de manzana con hojaldre, el crumble de manzana y el bizcocho de manzana y nueces, esponjoso y casero. Y si buscas opciones originales, decántate por preparar este exquisito porridge de avena o bien gachas de avena con manzana y canela, las bellas rosas de hojaldre y manzana, el strudel de manzana alemán o bien las galletas de avena caseras con manzana y nueces.

Lista de ingredientes necesarios para la tarta de queso y yogur al horno con manzana y masa quebrada (molde de entre 20 y 23 cm de diámetro):

  • dos manzanas Ambrosia.
  • trescientos gr de queso crema.
  • dos iogur naturales azucarados de ciento veinticinco gr cada uno de ellos.
  • cien gr de azúcar más otros veinticinco gr para cocinar las manzanas.
  • dos huevos L.
  • veinticinco gr de harina de trigo.
  • 1 masa quebrada redonda. Asimismo puedes prepararla casera con mi receta de masa quebrada.
  • 1 cucharada sopera de mantequilla sin sal.

Preparación, cómo hacer tarta de queso y yogur al horno con manzana y masa quebrada:

La mezcla de la tarta la puedes hacer a mano con unas varillas manuales o decantarse por unas varillas eléctricas o bien por un robot amasador con el accesorio de varillas.

Usa un bol o bien el que incorpora el robot, echa en él el queso y bátelo unos segundos, incorpora el azúcar y mézclalo junto un minuto más o menos.

Casca un huevo, añádelo y bate y cuando esté prácticamente integrado con la mezcla haz lo mismo con el otro huevo.

Agrega un iogur, mezcla a lo largo de un minuto, agrega el otro y prosigue mezclando otro minuto más.

Incorpora la harina haciéndola pasar por un colador a fin de que caiga sin grumos (o sea, tamizándola) y prosigue batiendo dos minutos hasta el momento en que la mezcla sea plenamente homogénea y no haya grumos de ningún género. No es una masa a la que haya que introducirle aire con lo que si lo haces manualmente no es preciso que batas con energía sino más bien sencillamente mezcla bien.

Tapa la mezcla con papel largometraje y déjala descansar media hora a temperatura entorno, o bien en la nevera si hace calor.

Precalienta el horno a ciento ochenta grados con calor arriba y abajo y ventilador.

Si prepararás la masa quebrada en casa prosigue nuestra receta. Pone la masa quebrada en tu molde de manera que quede cubierto el fondo y las paredes. Ve aplastándola con tus dedos a fin de que quede bien pegada al molde y estructurada. Un truco que utilizo es recortar un pedazo de papel de horno superior a medida del molde y entonces cogerlo con él, o sea, abro el molde, pongo el papel sobre la base y cierro el molde de manera que el papel quede cogido y cubriendo la base.

Pínchala con un tenedor por su superficie, esto evitará en una gran parte que suba a lo largo del horneado.

Debemos pegar de este modo la masa quebrada al molde y pincharla con un tenedor por su superficie

Para lograr claramente que no suba, pone encima un papel de horno, que cubra de más toda la superficie interior del molde, y en su interior garbanzos secos puesto que se precisa peso encima de toda la superficie de la masa. Yo lo que tengo es 1 kg de garbanzos en un bote y solo los utilizo para este propósito, tras emplearlos los vuelvo a guardar para una próxima vez puesto que no se aconseja cocinarlos.

Introduce el molde en el horno a altura media y hornéala en torno a quince minutos o bien hasta el momento en que veas que sobre todo la zona de la base no está cruda y que las paredes no se hayan dorado en demasía.

Saca el molde y vierte en su interior la mezcla de queso.

Rellenamos el molde con la mezcla de queso

Introduce nuevamente el molde en el horno a altura media y hornéala unos treinta-cuarenta minutos, intentando que la superficie se dore mas que no se queme.

Puedes hacer la prueba del palillo: si introduces un mondadientes este debe salir limpio, y si no es de esta forma déjala horneándose unos minutos más. Si se te está dorando demasiado por arriba, cúbrela con papel de aluminio y prosigue horneándola hasta el momento en que esté cuajada.

Cuando esté lista apaga el horno, abre un tanto la puerta (del horno) y deja la tarta dentro, a fin de que no padezca mucho choque de temperatura de cuajo. Vas a ver que se baja un tanto, es normal.

Sácala del horno, espera a que se enfríe absolutamente a temperatura entorno y desmóldala. Después puedes consumirla tal como o dejarla descansar en la nevera.

A mi como más me agrada es descansada de la noche a la mañana, me da la impresión de que gana en sabor.

Mientras que se enhorna o bien mientras que se enfría puedes preparar las manzanas. Pélalas, descorazónalas y pártelas en pequeños cubitos.

En una sartén o bien cazo a fuego medio-bajo echa la mantequilla y cuando se haya fundido incorpora las manzanas, revuélvelas y deja que se cocinen a lo largo de unos cinco minutos.

Incorpora el azúcar, mézclalo bien con las manzanas y cocínalas cinco minutos más o bien hasta el momento en que estén a tu gusto. A mi me agrada que aún preserven el interior un tanto duro y no estén blandas en demasía con lo que con estos diez minutos en conjunto de cocinado es suficiente.

Vierte las manzanas sobre la tarta y repártelas por la superficie.

Ya tenemos lista la tarta de queso y iogur con manzana

Tiempo: 1 hora

Nivel de dificultad: fácil

Sirve, admira y degusta:

El reposo le sienta sensacional a esta tarta, en verdad cuando más me agrada es dos días tras haberla horneado si bien si optas por tomarla solamente se haya enfriado asimismo está muy, muy rica. Eso si, si la tienes en la nevera sácala por lo menos una hora ya antes a fin de que no esté fría.

La manzana le queda fabulosa a esta tarta de queso, personalmente no me agrada cubrir esta clase de tartas con mezclas demasiado dulces por el hecho de que me agrada que se note el sabor a queso y indudablemente la manzana tenuemente caramelizada lo logra. Es una combinación de auténtico… ¡escándalo!

Tarta de queso y youghourt al horno con manzana y masa quebrada

Más versiones de la receta de tarta de queso y yogur al horno con manzana y masa quebrada:

Si prefieres como base las tradicionales galletas desmenuzadas con mantequilla, en esta otra receta de tarta de queso al horno puedes ver de qué manera prepararla. Asimismo puedes substituir la masa quebrada por hojaldre, horneándolo de igual manera mas probablemente necesite menos de quince minutos para estar lista.

Últimos consejos:

Para eludir que la mezcla contenga aire mezcla suavemente con varillas manuales o bien eléctricas sin dejar que estas salgan de la mezcla y también incorporen ese aire. Esto es esencial a fin de que la textura final de tu tarta de queso esté compacta y perfecta.

Asimismo puedes preparar la tarta de queso sin base. Sencillamente forra la base del molde como he explicado más arriba con mi truco y unta las paredes de tu molde con mantequilla a fin de que no se pegue en el fondo, agrega la mezcla y directa al horno.

MÁS RECETAS DE POSTRES DELICIOSOS:

Deja un comentario